Adiós al paraíso

 Adiós al paraíso

Desde que era un adolescente, desde que un primo se fue a vivir a Suecia que vengo escuchando que “vivir en Europa es lo mejor en todo sentido”, sobre todo si haces música o arte, pero viendo la situación actual que vive el planeta y con tantas emigraciones; ahora, ir a pasear por la plaza de Praga no es como hace veinte años, te encontrarás con música reggeaton a todo volumen y un sinfín de cosas que no son propias de la cultura Checa, y así pasa en todo Europa.

Un continente en donde viven y conviven las razas de todo el mundo. Ahora bien, hay ciertas paradojas que me hacen pensar que “ya no es el paraíso” como se contaba hace veinte años atrás, ya que todos sabemos que Europa está pasando por una crisis económica/social tremenda, en donde por ejemplo el estado de España ya casi no subvenciona a los artistas y éstos han tenido que dejar de crear arte para trabajar en cualquier cosa; recuerden que para hacer música y arte a un nivel excepcional se necesita dinero, tiempo y un lugar adecuado para poder crear.

Hay una emigración tremenda de artistas chilenos al viejo continente, buscando ser valorados y aceptados en sus artes. Muchos piensan que es un proceso corto, pero nadie te asegura nada hoy en día; antiguamente si tu hacías música buena y original, un sello multinacional te contrataba, y en “algo podías sobrevivir”, con giras y vendiendo discos. Hoy en día muchos Netlabel solo se dedican a poner la música en plataformas digitales como Spotify, pero no te aseguraran que ganes dinero, aunque tengas un contrato de por medio, por eso la auto-gestión es primordial.

Otros apelan  a los dineros del estado para salir a estudiar con becas y así se la pasan “toda la vida haciendo magister, doctorados, postgrados, en lo que sea” para no retornar a Chile, ya que saben que acá el arte, y con ello la música, es lo que menos importa.

Por lo general, los artistas que les va bien en Europa o cualquier país extranjero son de familias de alta alcurnia, pertenecen a esa “elite” que pueden financiarles a sus hijos estudios, estadía e inclusive muchos pagan para exponer en las galerías de arte.

También ocurre el fenómeno de las bandas que van a hacer giras al viejo continente, en donde los costos de esas giras son pagadas por ellos mismos. Para lograr un contrato en un sello importante debes tener contactos y hacer lobby, lo que implica viajar a Europa constantemente para poder lograr un contrato. Un caso emblemático es el de la banda más importante de Latino-américa “Sepultura”, la que logró obtener un contrato con  el sello Americano “Roadrunner”. Max Cavalera fue a USA, se vistió de terno y corbata, y pidió hablar con el dueño del sello; de esa forma logró convencerlo de la excelencia de la música de Sepultura, logrando un contrato. Gracias a ello grabaron el disco “Beneth the remains” y nadie los pudo parar hasta el disco “Roots”, el cual fue vendida la licencia a EMI y BMG, para que fuera editado a nivel global.  Insisto si no hay una capacidad económica es muy difícil que se puedan hacer grandes cosas de forma concreta, ya que hoy en día de igual forma uno puede contactarse con sellos a través de Internet, pero jamás será lo mismo en persona que por una pantalla, y por lo general, si los sellos te contratan, debes irte a vivir allá, ya que te exigen giras, para poder vender el merchandising que les dará el dinero esperado.

Hay algunos que logran sus metas en Europa, México, USA, etc… y es muy probable que eso ocurra y funcione, ya que el mercado chileno es muy pequeño y la ignorancia es aún más abismante. No es novedad que en Chile siempre se valora más lo extranjero.

El otro problema que he visto en mi cargo de editor de Novutrefall es que el 90% de las bandas o artistas de cualquier área se dedica a copiar a otras de Europa, sin un aporte personal, son los mismos riff de Mogwai o de My bloody valentine, las mismas baterías, las mismas voces, y quienes crean algo distinto se terminan aburriendo, porque por lo general, son muy criticados por hacer algo fuera de lo común: editan un disco y se disuelven, como es el caso de la banda Bella & Putana con su disco “Kamikazzo” o el proyecto de electrónica IDM rock “Normaldis” o el proyecto “Bisonte», podría dar una lista enorme de grupos que han hecho trabajos sobresalientes y que jamás se les ha dado crédito alguno.

Un caso emblemático que nace en los 90’ es el de la banda dark rock, “Luna in caelo”, los cuales lograron hacer giras por casi toda Europa, además, vivieron en México editando discos logrando un impacto tremendo. Recuerdo hace algunos años cuando chateaba con gente del viejo continente y les preguntaba si conocían música chilena y sólo mencionaban a “Luna in caelo” y “Uaral”, y a más de alguno les tocó verlos en vivo.

Otra banda que logró trascender desde una mirada underground, no dando jamás entrevistas ni fotos, es la ya mencionada “Uaral”. En casi toda Europa son respetados, sobre todo en Rusia, en donde tienen hasta una página de fan pages, y fíjense lo que ellos hicieron:  tomaron la tonada chilena y la mezclaron con el doom metal, dándole un estilo propio y no copiando a la patá,  como la gran mayoría lo hace.  Alguno de ustedes a escuchado hablar de estas bandas? y si es así, ¿usted la valora? O definitivamente ¿le da lo mismo?

Y por si esto fuera poco, está el mito de que la gente de Europa es muy culta y que es open mind, etc, etc… como me dijo alguna gente estúpida que se encuentra en todo el mundo, y el viejo continente no es la excepción. Consideremos  que los artistas y músicos por lo general son bastante pedantes, pero no al punto de los chilenos, a quienes es un chiste ver como pseudos cantantes guapas que se toman fotos con un micrófono y tienen 1000 likes, y cuando hablas con ellas resulta que nunca han grabado un disco y tampoco cantan ni en la !!!ducha!!!

Estamos viviendo una época en donde la imagen  determina si  algo es bueno o malo, con likes, corazones, etc…

También me parece más patético aún,  ver cientos de bandas que se toman fotos producidas y editan un demo de mala calidad,  sonando idénticos a cientos de otras bandas, y ¡ya se creen Roger Waters!, dueños de la verdad absoluta. Felicito a los que atreven y tienen cojones, porque hay que tenerlos para irte lejos de tus amigos, familia, novias, etc… a vivir a lugares que parecen paradisíacos, pero de paraíso nada, porque si  usted tiene costumbre de beber en la semana o de escuchar música fuerte a las 1 am, y lo tiene arraigado, luego se va a vivir a algún país Nórdico, ¿usted cree que va ser bien visto y tolerado?: ¡No, no, no! Allá esta todo normado. La “libertad” que tenemos en Chile allá no existe.

Por otra parte, si usted habla inglés en Europa no se asegura nada, si se va a vivir Alemania tendrá que aprender a hablar alemán, o imagínese  en Finlandia aprendiendo Suomi Finés, que es una mezcla de Ruso con lenguas casi muertas. Un amigo que fue a Alemania hace un tiempo me decía que hablaba solo, ya que nadie lo toma en cuenta por el idioma, por eso en un 70% de los chilenos se van a vivir o a estudiar a España, para no tener problemas con el idioma.

Finalmente, tenemos el fenómeno Ivan Zamorano, donde un chileno se va a cualquier país y se cree ya parte de esa cultura y adopta modismos del país que habita, dándole un toque surrealista y flaíte, ya que el chileno promedio jamás ha estado orgulloso de sus ancestros, del hombre huaso, del que trabaja la tierra, y lo digo, porque hace meses fui discriminado por una persona que al preguntarme dónde vivía y al responder “en Chillán”, dice: “me cargan los huasos, no hablo con gente así”. O los que están en otros países sobre todo de Europa y te miran en menos, con un poco de soberbia y creyéndose la muerte por vivir en el viejo continente.

En estos días me he dedicado a leer a una escritora boliviana, muy joven, la cual violó mi mente, y cada vez que miro hacia los países vecinos veo tanto talento y tanta originalidad, y sin jactarse como lo hace la tropa de ilustradoras o tatuadores que han salido, haciendo cosas en serie, tatuando en puntillismo y todos yonkys, cuando ahondas temas con ellos no saben dónde están parados, sólo tiene  un talento que es dibujar y tatuar.

No puedo dejar de hablar del fenómeno de los DJ, ahora está de moda serlo, cualquier persona con dinero va a Audiomusica, se compra sus máquinas Pionner y un mixer Allen & heat, descarga música por el Soulseek y ¡a darle mierda!, desplazando a los que estamos creando, sin ninguna ética, tocando por 20 lukas, por tragos o incluso alguna droguita, si es super “chori” ser DJ y que las minas se te cuelguen al cuello tocando deep house o  techno house, lo que impone la moda ¡zorrona papá!

Conclusión, ya no existe un paraíso: donde elijas vivir vas a tener que trabajar limpiando baños y sacando mierda, porque a nadie le abren las puertas para ser famoso y reconocido. Se me viene a la mente mi amigo Ramón Catalán, que cuando se fue a vivir a Miami tuvo que trabajar de guardia; ahora vive en New York y es kapermaister de una catedral, dirige operas, grabó en la Julliard Academy, etc… pero nada se le dio gratis.

Entonces, si usted tiene COJONES Y LAS METAS CLARAS ¡VAYASE DE ESTA MIERDA DE PAÍS A TRIUNFAR!

 Adiós al paraíso…Manuel Knwell.

Edición  Adiós al paraíso Caro Mora. 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.