El arte de no arriesgarse

Hoy en día vivimos una era en la cual muy pocos artistas se atreven a innovar. Ustedes me dirán: “¿y qué me importa eso?”, ciertamente, sí importa (para los que nos interesa el arte y la cultura y que esto siga creciendo y no se estanque), y les diré el porqué: todos los grandes iconos del arte en su tiempo fueron tratados de locos, de desquiciados, y una larga lista de peyorativas, porque el sistema desde hace siglos exige una regla de conducta, con parámetros o normas de uso y trato social. Pues bien, en este orden de ideas, ¿qué pasa hoy en día? Los artistas se dedican a copiar a los que están haciendo algo trascendente o simplemente se remiten al pasado, sin buscar nuevas técnicas ni  indagar en sus mentes y sus más profundos sueños, como les diría nuestro querido Carl Jung. Porque ahora es más fácil  tomar un computador, una Tablet, ojalá marca Apple, para que la foto se vea hermosa, y la terminen copiando en su lienzo, y como la gente hoy en día tiene una pésima educación, por sobre todo de las artes, la música y la filosofía, no tiene elementos de juicio y de valor, entonces cualquier cosa que no atente a la vista, oídos, o cualquier sentido, será bien recibido y “valorado”.

Se sabe que quienes trascienden en las artes, literatura o la música, son valorados décadas después o incluso cuando ya han fallecido. Veamos algunos fenómenos. El resurgimiento del Shoegaze: leyendo una entrevista al guitarrista de Slowdive, él contaba que en los 90, cuando ellos tocaban, nadie los tomaba en cuenta, que iban cien personas a verlos… ¿y ahora se dan  cuenta el fenómeno que son? Me remito año 1995, viene a chile a tocar Motorhead, al teatro Caupolicán que estaba casi vacío, ¿cuántas personas éramos? ¡Quinientas con suerte! Fue tan decepcionante para Motorhead, que su baterista, Mike Dee,  se anduvo molestando y para suerte de algunos, vimos quizás el mejor solo de batería que se haya hecho en chile, pasaron 20 años y vinieron de nuevo junto a Judas Priest y llenaron el estadio nacional. ¿Ven?

Lo mismo pasa con los artistas apadrinados por  Peggy Guggenheim, que han tomado una relevancia tremenda, dejando de lado a otros movimientos y artistas que fueron más trascendentales que estos, pero así es la cosa, tiene que ver con la educación, la economía, el sistema político, etc… Recuerdo una anécdota que le paso a la gran compositora Rusa Sofia Gubaidulina, cuando estudiaba con Shostakovish, y nadie la tomaba en cuenta, ¡pero NADIE! Su maestro le dijo: “Jamás te agotes, y te dejes llevar por la masa, lucha por tu música, llegaras lejos”,  así lo hizo, y hoy en día junto a Arvo Part y Górecki son los principales compositores doctos del mundo, y eso es lo no tienen los artistas hoy en día: ¡Convicción y cojones! Es fácil quedarse en el lado de confort. ¿Saben cómo murió el músico Húngaro Bela Bartók? En el año 1945, en la miseria misma de New York, y cuando el mejor violinista del mundo (en esos tiempos), me refiero a Sir Yehudi Menuhin, le pidió que le hiciera una pequeña obra para violín, y fue a buscarla a su departamento, y Bartók le entregó una sonata de violín, la  más compleja que se haya hecho hasta ese tiempo y cuando le pregunto Menuhin: “¿cuánto te debo maestro?”, le respondió: “para ti, NADA”. Ahí se ven los gallos, ahí ven los de verdad. Hace unos días llegue al Soundcloud de una cantante folk experimental, llamada: Natasha Morrow,  escuché su música y me encantó, hable con ella, y le pregunte sí tenía música original y me envió fotos de un tapes que había editado hace poco. Le pregunté cuánto costaba, y me dijo: “5 dólares”, lo que no es nada, y le dije que me averiguara cuánto salía el costo desde donde vive que es Cleveland, USA hasta chile y me dice: “pero lo puedes escuchar en Soundcloud” y le dije que yo no acostumbraba escuchar música por ese medio, solo para descubrir música nueva, que era de la vieja escuela y que me gustaba tener música original lo que me agradaba, ¿qué hizo ella? Me preguntó mis datos y dirección y me dijo: “te lo enviare de regalo” ¡Ah, no! ¡Cómo cambia cuando alguien crea del alma y no como la gran mayoría  pensando en el bolsillo!

Me centrare un poco en chile antes de terminar esto, ya que llevo un par de años haciendo entrevistas en mi webzine, Novutrefall, y la idea mía era dar a conocer artistas, escritores y músicos emergentes, y a su vez incluí personajes de la cultura popular que esta instaurada hoy en día, desde chicas que son modelos softporn, modelos, diseñadores gráficos, fotógrafos, etc…

Me ha pasado que cada vez que escucho un grupo o veo una pintura, digo “esto es una copia de…”, pero a la pata, porque una cosa es tener influencias como todos la tenemos y otra es copiar igual, solo cambiando la combinación de  los acordes, es el mismo timbre, la misma estructura, la misma forma de cantar, etc… hasta el arte de los discos no te dicen nada, y creo que es un fenómeno mundial, es cosa de ver la portada del último de Depeche mode,  y se darán cuenta que es algo hasta naif, hecho por un niño de 10 años, con suerte.  Con los pintores es lo casi lo mismo, son muy pocos los que están creando algo único, o casi único, rescato más el grabado hoy en día, que se está volviendo a posicionar gracias a distintos grabadores, en el caso de donde vivo, que es Chillán, debo de mencionar  a Christian Rodríguez,  que ha sido un gestor de esta técnica con dos talleres, y hace poco fue seleccionado a nivel nacional para exponer en el MAC y estuvo en Lima, Perú, y ha enviado sus grabados hasta Corea del sur, y hacer una labor así desde regiones cuesta 100 veces más que en Santiago, donde se hace lobby y amiguitos de los gestores culturales, etc…

Los escritores se dedican a rememorar a sus ídolos, y son muy pocos los que tienen un lenguaje propio, y los que incluyen algo más coloquial que se usa comúnmente, son hechos bolsa por sus pares, y más si son ancianos de la real academia española, es ponerles ají en el culo a esos tatas, cuando leen algo así. En fin, ya pocas energía me van quedando para poder seguir con Novutrefall, viendo que son pocos los que se atreven a apostar por algo nuevo y con convicciones, nombraría a un par de músicos que siento que están fuera del establishment y hacen sus cosas por sus lados, como: Mika Martini con su sello Pueblo nuevo, Miguel Conejeros con sus múltiples proyectos que pocos conocen, solo lo más electrónico y comercial (hay que parar la olla dice Miguel y lo entiendo), Daniel Jeffs,  Lluvia Acida, Miss Garrison, Marzipan Devil, Daniel Klauser, Pirata, Fran Straube con su proyecto Rubio, Fabian Rubilar, Intime Stranger, y paremos de contar, demás se me va algunos nombres, me perdonaran,  aunque muchos son músicos que tienen mis respetos, pero ya hicieron lo suyo, por nombrar: Los Jaivas, Congreso, Quilapayun,  Inti illimani, Los prisioneros, Aparato Raro, Pentagram, Criminal, Dorso, Luna in caelo, Lucybell, etc… ¿Cuántos realmente se van a arriesgar a hacer algo distinto y mandarse a cambiar de este país? Porque el que se arriesga acá le espera la muerte en vida y son ya varios casos de músicos genios que han terminado en el manicomio y por último suicidándose  porque nunca se les ha considerado, es el famoso pago de Chile.

Por Manuel Knwell.

Editado por José Pablo Riquelme Mercado.

 

 

 

 

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El arte de no arriesgarse

Hoy en día vivimos una era en la cual muy pocos artistas se atreven a innovar. Ustedes me dirán: “¿y qué me importa eso?”, ciertamente, sí importa (para los que nos interesa el arte y la cultura y que esto siga creciendo y no se estanque), y les diré el porqué: todos los grandes iconos del arte en su tiempo fueron tratados de locos, de desquiciados, y una larga lista de peyorativas, porque el sistema desde hace siglos exige una regla de conducta, con parámetros o normas de uso y trato social. Pues bien, en este orden de ideas, ¿qué pasa hoy en día? Los artistas se dedican a copiar a los que están haciendo algo trascendente o simplemente se remiten al pasado, sin buscar nuevas técnicas ni  indagar en sus mentes y sus más profundos sueños, como les diría nuestro querido Carl Jung. Porque ahora es más fácil  tomar un computador, una Tablet, ojalá marca Apple, para que la foto se vea hermosa, y la terminen copiando en su lienzo, y como la gente hoy en día tiene una pésima educación, por sobre todo de las artes, la música y la filosofía, no tiene elementos de juicio y de valor, entonces cualquier cosa que no atente a la vista, oídos, o cualquier sentido, será bien recibido y “valorado”.

Se sabe que quienes trascienden en las artes, literatura o la música, son valorados décadas después o incluso cuando ya han fallecido. Veamos algunos fenómenos. El resurgimiento del Shoegaze: leyendo una entrevista al guitarrista de Slowdive, él contaba que en los 90, cuando ellos tocaban, nadie los tomaba en cuenta, que iban cien personas a verlos… ¿y ahora se dan  cuenta el fenómeno que son? Me remito año 1995, viene a chile a tocar Motorhead, al teatro Caupolicán que estaba casi vacío, ¿cuántas personas éramos? ¡Quinientas con suerte! Fue tan decepcionante para Motorhead, que su baterista, Mike Dee,  se anduvo molestando y para suerte de algunos, vimos quizás el mejor solo de batería que se haya hecho en chile, pasaron 20 años y vinieron de nuevo junto a Judas Priest y llenaron el estadio nacional. ¿Ven?

Lo mismo pasa con los artistas apadrinados por  Peggy Guggenheim, que han tomado una relevancia tremenda, dejando de lado a otros movimientos y artistas que fueron más trascendentales que estos, pero así es la cosa, tiene que ver con la educación, la economía, el sistema político, etc… Recuerdo una anécdota que le paso a la gran compositora Rusa Sofia Gubaidulina, cuando estudiaba con Shostakovish, y nadie la tomaba en cuenta, ¡pero NADIE! Su maestro le dijo: “Jamás te agotes, y te dejes llevar por la masa, lucha por tu música, llegaras lejos”,  así lo hizo, y hoy en día junto a Arvo Part y Górecki son los principales compositores doctos del mundo, y eso es lo no tienen los artistas hoy en día: ¡Convicción y cojones! Es fácil quedarse en el lado de confort. ¿Saben cómo murió el músico Húngaro Bela Bartók? En el año 1945, en la miseria misma de New York, y cuando el mejor violinista del mundo (en esos tiempos), me refiero a Sir Yehudi Menuhin, le pidió que le hiciera una pequeña obra para violín, y fue a buscarla a su departamento, y Bartók le entregó una sonata de violín, la  más compleja que se haya hecho hasta ese tiempo y cuando le pregunto Menuhin: “¿cuánto te debo maestro?”, le respondió: “para ti, NADA”. Ahí se ven los gallos, ahí ven los de verdad. Hace unos días llegue al Soundcloud de una cantante folk experimental, llamada: Natasha Morrow,  escuché su música y me encantó, hable con ella, y le pregunte sí tenía música original y me envió fotos de un tapes que había editado hace poco. Le pregunté cuánto costaba, y me dijo: “5 dólares”, lo que no es nada, y le dije que me averiguara cuánto salía el costo desde donde vive que es Cleveland, USA hasta chile y me dice: “pero lo puedes escuchar en Soundcloud” y le dije que yo no acostumbraba escuchar música por ese medio, solo para descubrir música nueva, que era de la vieja escuela y que me gustaba tener música original lo que me agradaba, ¿qué hizo ella? Me preguntó mis datos y dirección y me dijo: “te lo enviare de regalo” ¡Ah, no! ¡Cómo cambia cuando alguien crea del alma y no como la gran mayoría  pensando en el bolsillo!

Me centrare un poco en chile antes de terminar esto, ya que llevo un par de años haciendo entrevistas en mi webzine, Novutrefall, y la idea mía era dar a conocer artistas, escritores y músicos emergentes, y a su vez incluí personajes de la cultura popular que esta instaurada hoy en día, desde chicas que son modelos softporn, modelos, diseñadores gráficos, fotógrafos, etc…

Me ha pasado que cada vez que escucho un grupo o veo una pintura, digo “esto es una copia de…”, pero a la pata, porque una cosa es tener influencias como todos la tenemos y otra es copiar igual, solo cambiando la combinación de  los acordes, es el mismo timbre, la misma estructura, la misma forma de cantar, etc… hasta el arte de los discos no te dicen nada, y creo que es un fenómeno mundial, es cosa de ver la portada del último de Depeche mode,  y se darán cuenta que es algo hasta naif, hecho por un niño de 10 años, con suerte.  Con los pintores es lo casi lo mismo, son muy pocos los que están creando algo único, o casi único, rescato más el grabado hoy en día, que se está volviendo a posicionar gracias a distintos grabadores, en el caso de donde vivo, que es Chillán, debo de mencionar  a Christian Rodríguez,  que ha sido un gestor de esta técnica con dos talleres, y hace poco fue seleccionado a nivel nacional para exponer en el MAC y estuvo en Lima, Perú, y ha enviado sus grabados hasta Corea del sur, y hacer una labor así desde regiones cuesta 100 veces más que en Santiago, donde se hace lobby y amiguitos de los gestores culturales, etc…

Los escritores se dedican a rememorar a sus ídolos, y son muy pocos los que tienen un lenguaje propio, y los que incluyen algo más coloquial que se usa comúnmente, son hechos bolsa por sus pares, y más si son ancianos de la real academia española, es ponerles ají en el culo a esos tatas, cuando leen algo así. En fin, ya pocas energía me van quedando para poder seguir con Novutrefall, viendo que son pocos los que se atreven a apostar por algo nuevo y con convicciones, nombraría a un par de músicos que siento que están fuera del establishment y hacen sus cosas por sus lados, como: Mika Martini con su sello Pueblo nuevo, Miguel Conejeros con sus múltiples proyectos que pocos conocen, solo lo más electrónico y comercial (hay que parar la olla dice Miguel y lo entiendo), Daniel Jeffs,  Lluvia Acida, Miss Garrison, Marzipan Devil, Daniel Klauser, Pirata, Fran Straube con su proyecto Rubio, Fabian Rubilar, Intime Stranger, y paremos de contar, demás se me va algunos nombres, me perdonaran,  aunque muchos son músicos que tienen mis respetos, pero ya hicieron lo suyo, por nombrar: Los Jaivas, Congreso, Quilapayun,  Inti illimani, Los prisioneros, Aparato Raro, Pentagram, Criminal, Dorso, Luna in caelo, Lucybell, etc… ¿Cuántos realmente se van a arriesgar a hacer algo distinto y mandarse a cambiar de este país? Porque el que se arriesga acá le espera la muerte en vida y son ya varios casos de músicos genios que han terminado en el manicomio y por último suicidándose  porque nunca se les ha considerado, es el famoso pago de Chile.

Por Manuel Knwell.

Editado por José Pablo Riquelme Mercado.

 

 

 

 

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El arte de no arriesgarse

Hoy en día vivimos una era en la cual muy pocos artistas se atreven a innovar. Ustedes me dirán: “¿y qué me importa eso?”, ciertamente, sí importa (para los que nos interesa el arte y la cultura y que esto siga creciendo y no se estanque), y les diré el porqué: todos los grandes iconos del arte en su tiempo fueron tratados de locos, de desquiciados, y una larga lista de peyorativas, porque el sistema desde hace siglos exige una regla de conducta, con parámetros o normas de uso y trato social. Pues bien, en este orden de ideas, ¿qué pasa hoy en día? Los artistas se dedican a copiar a los que están haciendo algo trascendente o simplemente se remiten al pasado, sin buscar nuevas técnicas ni  indagar en sus mentes y sus más profundos sueños, como les diría nuestro querido Carl Jung. Porque ahora es más fácil  tomar un computador, una Tablet, ojalá marca Apple, para que la foto se vea hermosa, y la terminen copiando en su lienzo, y como la gente hoy en día tiene una pésima educación, por sobre todo de las artes, la música y la filosofía, no tiene elementos de juicio y de valor, entonces cualquier cosa que no atente a la vista, oídos, o cualquier sentido, será bien recibido y “valorado”.

Se sabe que quienes trascienden en las artes, literatura o la música, son valorados décadas después o incluso cuando ya han fallecido. Veamos algunos fenómenos. El resurgimiento del Shoegaze: leyendo una entrevista al guitarrista de Slowdive, él contaba que en los 90, cuando ellos tocaban, nadie los tomaba en cuenta, que iban cien personas a verlos… ¿y ahora se dan  cuenta el fenómeno que son? Me remito año 1995, viene a chile a tocar Motorhead, al teatro Caupolicán que estaba casi vacío, ¿cuántas personas éramos? ¡Quinientas con suerte! Fue tan decepcionante para Motorhead, que su baterista, Mike Dee,  se anduvo molestando y para suerte de algunos, vimos quizás el mejor solo de batería que se haya hecho en chile, pasaron 20 años y vinieron de nuevo junto a Judas Priest y llenaron el estadio nacional. ¿Ven?

Lo mismo pasa con los artistas apadrinados por  Peggy Guggenheim, que han tomado una relevancia tremenda, dejando de lado a otros movimientos y artistas que fueron más trascendentales que estos, pero así es la cosa, tiene que ver con la educación, la economía, el sistema político, etc… Recuerdo una anécdota que le paso a la gran compositora Rusa Sofia Gubaidulina, cuando estudiaba con Shostakovish, y nadie la tomaba en cuenta, ¡pero NADIE! Su maestro le dijo: “Jamás te agotes, y te dejes llevar por la masa, lucha por tu música, llegaras lejos”,  así lo hizo, y hoy en día junto a Arvo Part y Górecki son los principales compositores doctos del mundo, y eso es lo no tienen los artistas hoy en día: ¡Convicción y cojones! Es fácil quedarse en el lado de confort. ¿Saben cómo murió el músico Húngaro Bela Bartók? En el año 1945, en la miseria misma de New York, y cuando el mejor violinista del mundo (en esos tiempos), me refiero a Sir Yehudi Menuhin, le pidió que le hiciera una pequeña obra para violín, y fue a buscarla a su departamento, y Bartók le entregó una sonata de violín, la  más compleja que se haya hecho hasta ese tiempo y cuando le pregunto Menuhin: “¿cuánto te debo maestro?”, le respondió: “para ti, NADA”. Ahí se ven los gallos, ahí ven los de verdad. Hace unos días llegue al Soundcloud de una cantante folk experimental, llamada: Natasha Morrow,  escuché su música y me encantó, hable con ella, y le pregunte sí tenía música original y me envió fotos de un tapes que había editado hace poco. Le pregunté cuánto costaba, y me dijo: “5 dólares”, lo que no es nada, y le dije que me averiguara cuánto salía el costo desde donde vive que es Cleveland, USA hasta chile y me dice: “pero lo puedes escuchar en Soundcloud” y le dije que yo no acostumbraba escuchar música por ese medio, solo para descubrir música nueva, que era de la vieja escuela y que me gustaba tener música original lo que me agradaba, ¿qué hizo ella? Me preguntó mis datos y dirección y me dijo: “te lo enviare de regalo” ¡Ah, no! ¡Cómo cambia cuando alguien crea del alma y no como la gran mayoría  pensando en el bolsillo!

Me centrare un poco en chile antes de terminar esto, ya que llevo un par de años haciendo entrevistas en mi webzine, Novutrefall, y la idea mía era dar a conocer artistas, escritores y músicos emergentes, y a su vez incluí personajes de la cultura popular que esta instaurada hoy en día, desde chicas que son modelos softporn, modelos, diseñadores gráficos, fotógrafos, etc…

Me ha pasado que cada vez que escucho un grupo o veo una pintura, digo “esto es una copia de…”, pero a la pata, porque una cosa es tener influencias como todos la tenemos y otra es copiar igual, solo cambiando la combinación de  los acordes, es el mismo timbre, la misma estructura, la misma forma de cantar, etc… hasta el arte de los discos no te dicen nada, y creo que es un fenómeno mundial, es cosa de ver la portada del último de Depeche mode,  y se darán cuenta que es algo hasta naif, hecho por un niño de 10 años, con suerte.  Con los pintores es lo casi lo mismo, son muy pocos los que están creando algo único, o casi único, rescato más el grabado hoy en día, que se está volviendo a posicionar gracias a distintos grabadores, en el caso de donde vivo, que es Chillán, debo de mencionar  a Christian Rodríguez,  que ha sido un gestor de esta técnica con dos talleres, y hace poco fue seleccionado a nivel nacional para exponer en el MAC y estuvo en Lima, Perú, y ha enviado sus grabados hasta Corea del sur, y hacer una labor así desde regiones cuesta 100 veces más que en Santiago, donde se hace lobby y amiguitos de los gestores culturales, etc…

Los escritores se dedican a rememorar a sus ídolos, y son muy pocos los que tienen un lenguaje propio, y los que incluyen algo más coloquial que se usa comúnmente, son hechos bolsa por sus pares, y más si son ancianos de la real academia española, es ponerles ají en el culo a esos tatas, cuando leen algo así. En fin, ya pocas energía me van quedando para poder seguir con Novutrefall, viendo que son pocos los que se atreven a apostar por algo nuevo y con convicciones, nombraría a un par de músicos que siento que están fuera del establishment y hacen sus cosas por sus lados, como: Mika Martini con su sello Pueblo nuevo, Miguel Conejeros con sus múltiples proyectos que pocos conocen, solo lo más electrónico y comercial (hay que parar la olla dice Miguel y lo entiendo), Daniel Jeffs,  Lluvia Acida, Miss Garrison, Marzipan Devil, Daniel Klauser, Pirata, Fran Straube con su proyecto Rubio, Fabian Rubilar, Intime Stranger, y paremos de contar, demás se me va algunos nombres, me perdonaran,  aunque muchos son músicos que tienen mis respetos, pero ya hicieron lo suyo, por nombrar: Los Jaivas, Congreso, Quilapayun,  Inti illimani, Los prisioneros, Aparato Raro, Pentagram, Criminal, Dorso, Luna in caelo, Lucybell, etc… ¿Cuántos realmente se van a arriesgar a hacer algo distinto y mandarse a cambiar de este país? Porque el que se arriesga acá le espera la muerte en vida y son ya varios casos de músicos genios que han terminado en el manicomio y por último suicidándose  porque nunca se les ha considerado, es el famoso pago de Chile.

Por Manuel Knwell.

Editado por José Pablo Riquelme Mercado.

 

 

 

 

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.