ENTREVISTA: Clemente Padín (Poeta visual & performer)

 Clemente Padín Poeta, artista y diseñador gráfico, performer[1], videoartista multimedia y networker nacido en Uruguay el 08 de octubre de 1939. Licenciado de Letras Hispánicas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República (Uruguay).               Por Carla Escobar

  • Clemente Padín fue director de tres de las más significativas revistas de las nuevas vanguardias latinoamericanas del siglo XX: Los Huevos del Plata (1965-1969), OVUM 10 y OVUM (1969-1975), así como de las revistas Participación (1984-1986) y Correo del Sur (2000).
  • Colabora con la revista Escaner cultural[2]: revista virtual de arte contemporáneo y nuevas tendencias.
  • Desde 1971 ha participado en casi 200 exposiciones colectivas y en más de mil exposiciones de arte correo y entre sus muestras personales se recuerdan las de Galería U (Montevideo, Uruguay, 1973), Art Space (Hyogo, Japón, 1986), Yellow Spring Institute (Filadelfia, 1997) y Weserburg Museum (Bremen, 2010).
  • Desde la Exposición Internacional de la Nueva Poesía en la Facultad de Humanidades y Ciencias y en la Galería U, Montevideo, Uruguay, en 1969, ha organizado decenas de exposiciones y eventos artísticos como el Festival de la Postal Creativa (Montevideo, primera exposición documentada de arte correo en América Latina, 1974), el Primer Festival de Video Arte (Montevideo, 1986), el Festival Latinoamericano de Arte en la Calle (Montevideo, 1990) o el Festival Rioplatense de Poesía Experimental (Montevideo, 1996), entre otros.
  • Autor de una veintena de libros de Poesía Visual[3] y revistas publicadas en diversos idiomas, entre ellos, inglés, portugués, francés, italiano, húngaro, holandés, alemán y ruso.

RECONOCIMIENTOS

  • Premio Figari, Uruguay (2005)
  • Premio 400 Años, Argentina (2015)
  • Premio de Honor Bernard Hiedsieck, Francia (2019)

Clemente cuéntame de tu infancia, de tu núcleo familiar, en qué territorio naciste, qué hábitos tenían tus padres, si tienes familiares que sean artistas y qué hito marcó tu niñez.

.-Mi padre fue un gallego exiliado, Manuel, que se casó con mi madre, Ida, una paisana de Lascano, Rocha, al este del país…como todos los exiliados debía establecerse en el interior del Uruguay por un tiempo y luego quedaba libre de esa obligación…así cuando cumplí los 4 años nos abandonó…y mi madre se encontró con 20 años y dos hijos, Alberto, mi hermano, y yo. Por razones de supervivencia, pues éramos muy pobres, mi abuela se aplicó a criar a Alberto y, a mí, me crió mi madre trabajando en Montevideo…como no era muy fácil, me anotó en el Consejo del Niño, institución pública que se ocupaba de los problemas de abandono de niños y jóvenes…allí viví 4 años hasta que mi madre se casa con otro señor y me lleva con ella cuando cumplí 8 años. Pese a todo pude ir a la escuela y aprobé el primer ciclo de Secundaria…Cuando cumplía 16 años sufrimos el segundo rompimiento familiar. Mi madre se vuelve a casar y, luego de rodar por algunos lugares, se establece en Lascano. Por mi parte, con el apoyo de mi tío Washington, sepulturero de Lascano, puedo vivir en una pensión en Montevideo y estudiar Profesorado de Educación Física lo que me libera económicamente a los 20 años. Como sólo trabajaba 4 horas diarias pude terminar mi secundaria y acceder a la Universidad.

¿En qué momento de tu vida te haces consciente de que eres artista y cómo enfrentas ese proceso de declararse artista frente a tu grupo de pares?

.- Un profesor del nocturno preparatorio me sugirió que me anotara en el curso de Letras de la Facultad de Humanidades en razón de la “elegancia de mi discurso…”. Para el examen final no había estudiado pero, según él, los disparates estaban “tan bien dispuestos en el texto” que merecía otra oportunidad…y me aprobó. Así ingresé a los 20 años a la Facultad de Humanidades y Ciencias a estudiar Letras Hispánicas.

Clemente ¿Quiénes son tus mayores referentes en el arte?

El mayor referente fue la formación humanística que me brindó la Facultad de Humanidades y Ciencias, en el semi-derruído Hotel de los Inmigrantes en la Ciudad Vieja. Aquellos años aprendiendo Latín y Griego Antiguo (y la Introducción a la Filosofía) fueron las bases de mi formación humanística a lo que hay que sumar mis tempranas lecturas de Ezra Pound, Thomas Stears Eliot, James Joyce y otros. Posteriormente el estudio de la Lingüística francesa me orientó al Estructuralismo y, luego, a la Semiótica.

 

¿Qué es para ti ser artista,  cuál es tu sello, qué hace a Clemente Padín, Clemente Padín?

.-Un sinnúmero de coincidencias y avatares increíbles…a veces creo que fueron los propios soportes artísticos los que fueron induciendo mi trayectoria por tan diversos caminos. En aquellos días, en los 60, me sentía invencible, dueño del mundo…todas ilusiones por las que hube de pagar un duro precio. Sólo quería moldear el mundo a la medida de mis deseos…hoy día, decepcionado, no con el arte sino conmigo mismo, trato abusivamente de convencer a todos de que tengo razón, a cualquier precio, consciente ¿tal vez? de que, los demás, tampoco pueden dejar de hacer lo mismo aunque no lo quieran.

Clemente, ¿Cuál es la desventaja, la debilidad o amenaza de dedicarse al arte en Latinoamérica?

.- En verdad no es una desventaja, era un camino más para recomponer lo que ha sido mal organizado…me refiero a la organización socio-económica. Por otra parte Latino América no era un predio calificado y único que mereciera porque sí, la atención de sus artistas…Primero porque hubiera sido necesario exiliarse de la región (y, así, responder por otras realidades) y segundo porque es imposible “sentirse” en otro espacio sin salirse. Otros lugares como países detrás de la Cortina de Hierro padecieron dictaduras mucho más arbitrarias y feroces que las nuestras…tal vez nuestra única ventaja hayan sido el exotismo  y el talentismo.

¿Qué nivel de incidencia tiene el arte en la sociedad, según tu apreciación, cuál es su valor?

.- Diría que la misma o mayor incidencia que la política, la religión, la enseñanza, cada vez que decimos una frase o pintamos un trazo estamos tratando de imponer nuestras ideas, no podemos evitarlo…sin importarnos las terribles consecuencias que pudieran tener en la sociedad…¿Alguien compatibilizó los mártires que cayeron luchando por el ideario del Che Guevara? Cada uno de nosotros está tratando de imponer sus ideas a cualquier costo; el consenso en torno a ellas es la base del poder.

Clemente, ¿Qué opinas sobre el Feminismo? ¿Crees que pueda ser el nuevo paradigma imperante para este nuevo siglo?

.- No estoy seguro pero ojalá lo fuera…necesitamos reconsiderarlo todo bajo nuevas ópticas para poder superar las infamias que hemos creado para controlar a la mujer y a los desposeídos.

Recomiéndanos 5 poetas mujeres que te parezcan recomendables de leer por favor

.- Gertrudis Stein, Mary Shelley, Teresa de Jesús, Gabriela Mistral y Emily Dickinson.

¿Te consideras un ecologista? ¿Por qué?

.-Me puedo considerar lo que quiera pero mis palmares son apenas algunas performances en relación a los grandes temas de la Ecología, el aire, el agua y acompañar algunas movilizaciones…en realidad el medio ambiente me importa un pomo pero no por insensibilidad sino por ignorancia.

¿Cómo era el arte postal antes del cambio de siglo en Latinoamérica, qué temáticas abordaban, qué formatos o soportes usaban y qué autores/as chilenos/as rescatarías?

.-Para nosotros, latinoamericanos, fue un instrumento de lucha contra la arbitrariedad de  las dictaduras…en casi todos los casos las convocatorias a exposiciones de arte correo versaban sobre los abusos de la política económica y social y, en muchos casos, eran denuncias a los diversos regímenes de abuso del poder, sobre todo militar o cívico-militar como en nuestro país. Casi todos los artistas-correo chilenos hubieron de exiliarse…el caso más conocido fue Guillermo Deisler (para el cual un cartón de 10 x 15 cms., una postal, era un espacio de libertad…) También Kata Núñez, Manuel Escobar, Juan Heindsohn, César Olhagaray, Humberto Nilo,  Antonio Cares, Osvaldo Silva Castellón, Eduardo Díaz Espinosa, Elías Adasme, Hans Braumüller, Gregorio Berchenko y algunos más que se me escapan…

Clemente Padín, ¿Cómo es el arte postal actual en Latinoamérica, qué países destacan y qué colectivos o agrupaciones recomiendas seguir?

.-El arte correo participa de los cambios que ha provocado la aparición de nuevas tecnologías, aplicadas al campo de la comunicación y al ingente descubrimiento de nuevos soportes artísticos. Como sabemos el arte correo no es una nueva tendencia artística en sentido estricto a la manera de las grandes corrientes de comienzos del s. 20 ya que su mayor aporte es el cambio de la orientación: se sale del consumo y para privilegiar la comunicación. Por otra parte, los nuevos medios, sobre todo la computación, lo han expuesto a un crecimiento exponencial que está poniendo en peligro su finalidad al punto tal que, muchos cultores, quieren volver al pasado y resucitar la relación personal para, así,  recuperar la comunicación.

¿Cuál de todas tus performances es la favorita, cuál según tu parecer ha sido la más impactante, la más rupturista? ¿Por qué?

.- En las performances, que realizo desde 1970, espero expresar mi ser, mis preocupaciones y mis esperanzas. En tanto miembro de una comunidad y de una cultura determinada no puedo dejar de expresar, aunque quiera lo contrario, los contenidos propios de esa unidad inconsútil. En mis obras pretendo glorificar nuestro ser y nuestro mundo poniendo en evidencia lo mejor de nuestra existencia pero, para ello, debo poner en evidencia todo aquello que hace imposible aquella aspiración. Es decir, expresar no sólo lo bueno y maravilloso de la vida sino, también, denunciar todo aquello que vaya contra ella: la injusticia, la arbitrariedad, el ultraje, la infamia y todas aquellas iniquidades que asume el odio y la muerte. Por ello, mi obra, no sólo las performances, asumen un carácter de reivindicación, de reclamo, de política en el buen sentido, tratando de influir, en lo posible, en la restitución de la justicia y la dignidad. De estos principios surge «Por la Vida y por la Paz” y otras obras como “Punto Final» en donde trato el tema de los desaparecidos políticos durante la dictadura militar en mi país, Uruguay, de 1973 a 1984, tema aún candente e irresuelto en nuestra sociedad.

¿Cómo se hace un poema visual y qué lo diferencia de la poesía no visual?

Como Huidobriana no puedo dejar de preguntarte ¿qué opinas de Vicente Huidobro, como persona y su legado artístico?

.-Responder la primera parte de tu pregunta me llevaría un seminario de 20 hs…En relación a la segunda parte te puedo decir que la tesis final de mi Licenciatura en Letras versó sobre vida y obra de Vicente Huidobro (si quieres te puedo enviar una copia….por otra parte integra el primer capítulo de mi último libro LA VANGUARDIA POÉTICA LATINOAMERICANA Y OTROS ENSAYOS).

Clemente, ¿Qué poetas visuales Latinoamericanos/as recomiendas seguir?

.- Desde 1970, fecha probable de aparición de las tendencias de la “nueva poesía” (como llamábamos a la poesía visual en donde las formas de expresión verbal y visual coadyuvaban  en la producción del sentido del poema sin menoscabarse una a otra) son miles de poetas latinoamericanos de los cuales, por supuesto, no me acordaré aunque los haya conocido (también imposible). Sólo el poema/processo contó con cientos y cientos de practicantes en el Brasil…el registro pudiera ampliarse si consideramos poemas visuales muchas de la expresiones artísticas conceptualistas. Y así como así…

Clemente, ¿Qué hace que la performance, sea performance? ¿Qué performancistas Latinoamericanos recomiendas seguir?

.-Tengo que empezar un poco antes…La realidad en la que nos movemos consta de diversas áreas no necesariamente autónomas sino interrelacionadas. Así la política, la religión, la sociedad, la cultura, etc., forman un todo que no absolutamente estructurado sino procesual, en constante movimiento e interacción. Por estar interconectadas cada cambio en cualquiera de esos ámbitos, forzosamente, influenciará en los demás. Así, p.e., el descubrimiento de la Teoría de la Relatividad intervino y produjo cambios en casi todas las áreas de la actividad humana, incluyendo al arte. El arte es una de esas áreas (del complejo «cultura») y el artista es su productor. Al crear intenta realizar su esencia, es decir, su «humanidad», dando cuenta de su «ser en el mundo» (Sartre). A través del dominio de la naturaleza y en virtud de los grandes adelantos tecnológicos en la producción mercantil, el hombre está capacitado para producir más y más productos fuera de las necesidades medias y prácticas de su existencia. Es precisamente esa capacidad de producir excedentes lo que permite la satisfacción de requerimientos menos concretos y urgentes, hasta llegar al nivel de las necesidades más específicamente humanas: el arte, lo simbólico, lo estético. Por ello su rol es esencial ya que se constituye en el fundamento y pilar de la progresiva (porque aún no ha terminado) «humanización» del hombre. La obra de arte, a partir de su condición de «producto de comunicación», al  exigir la participación de, por lo menos, dos interlocutores, en situación de «diálogo» activo, impone una de las características prominentes de lo «humano»: la relación social. La performance, en razón de su característica contestataria y marginal, se ha transformado, en tanto forma de expresión artística, en uno de los medios idóneos para comunicar la constante insatisfacción que puede provocar en algunos la injusticia y la inhumanidad propias del sistema que vivimos y ofrece, generosa, las vías adecuadas para su denuncia. Pero, no nos engañemos: también es idónea para expresar cualquier contenido. Los temas están implícitos en el seno de la vida social por lo cual no importan cuáles son sino que importa cómo expresarlos. La suma de lenguajes confluyendo en una sola obra se hizo realidad con la aparición de la performance. En la performance confluyen todos los lenguajes posibles, no sólo el movimiento del cuerpo sino, también, toda una serie de elementos sígnicos, en situación «de expresar» tales como el sonido, la luz, las instalaciones escénicas, lo digital, los gestos, etc., puestos allí para conformar una totalidad de expresión artística. Pero, también, es un arte de «expresión escénica», un arte formalmente similar al teatro u otras artes escénicas como la danza, la opera, etc., en las cuales la conjunción de lo espacial y lo temporal es decisiva. En el caso de la performance estas funciones no tienen límites: temporalmente pueden durar desde un segundo a un año y espacialmente desde el locus personal hasta el universo entero. La performance consta de tres elementos inseparables: el «accionista», la acción que despliega y el público. En tanto el público permanezca en su rol, la performance continuará siendo una expresión artística; si pasa a interactuar con el artista, el evento pudiera transformarse en un ritual en donde existe todo un abanico de opciones que van desde la actitud pasiva del espectador (como en el teatro) hasta su máxima participación (como en el happening). El predominio de uno u otro soporte o de una forma artística en particular le impone determinaciones del tipo de «video-performance» o «performance poética» o «performance digital» o «instalación cum performance», etc. en donde se destaca el soporte predominante aunque el instrumento expresivo, siga siendo el cuerpo humano. Lo que destaca a la performance de los demás géneros y de las demás artes es su característica de arte de «presentación» y no de «representación». Espero haber señalado lo esencial de la performance.

Para Carla Escobar

Montevideo, URUGUAY, Diciembre de 2019

Links de Clemente Padín:

 

[1] https://www.youtube.com/watch?v=5D50DuLZj4Q / https://www.youtube.com/watch?v=GEYjPPC2M_Y / https://www.youtube.com/watch?v=uOkVSUp1MiI / https://www.youtube.com/watch?v=tMAkf8ma-Xs / https://www.youtube.com/watch?v=hdtJbP7BqOc / https://www.youtube.com/watch?v=sncLXa2DrsY

[2] http://www.escaner.cl/padin/

[3] https://www.youtube.com/watch?v=pgL2RaA8IIM

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.