Comentario: Libro “Miss Oginia de Fernando Escobar Páez

     Cuando Dioniso perdió la razón. Comentario a Miss Oginia de Fernando Escobar Páez

Por Jorge Cocio

“El espíritu humano está expuesto a los requerimientos más     sorprendes. Constantemente se da miedo a sí mismo”-Bataille

 Dicen los mitos que los deseos nacieron cuando Dioniso, al ser engañado por Hera con uno de sus enemigos, le produjo tal impacto que por un milisegundo perdió la razón, pero eso fue más que suficiente para desatar toda su rabia al cosmos, lo que por supuesto terminó afectándonos a nosotros. De ahí podemos explicar que nuestros deseos sean un estado sin logos, donde el cuerpo busca saciar su apetito, porque estos contienen la locura de Dioniso. Y si bien hay muchas otras maneras de interpretarlos, ha sido el arte quien mejor ha aprendido a develarlos y jugar con ellos a lo largo de la historia.

 Con esta breve introducción me permito iniciar el siguiente comentario de la obra que he optado por no clasificar y dejarme llevar por el itinerario literario de Fernando Escobar Páez, quien a través de Miss O”ginia nos relata entretelones de relaciones fallidas, penes, vaginas, masturbación, machos z, feminazis, zoofilia, mística, hippies, sardinas, judaísmo, menstruación, sexo anal, semen, olores, crítica social y cerveza. Todo un conjunto de temáticas rodeadas de situaciones absurdas o freaks expuestas en historias donde el latin lover no sale muy bien “parado”, porque según el mismo autor “las chicas follan con todos, menos conmigo”. Así que en vez de convertirse en un cúmulo de anécdotas aleatorias desde las profundidades de un hoyo negro, poco a poco el texto va cobrando una continuidad  en estos relatos de cuerpos calientes donde las parafilias tienen un rol protagónico. Así tenemos casos como Por eso mañana saldré a trotar y El amish esmeraldeno, textos que inician el libro, que nos dan de bruces en el lóbulo frontal para despertar nuestra curiosidad, puesto que el primero se inicia con una relación del fluído, en este caso el semen, con la vida cotidiana llegando a ser una historia de carácter bastante de sentido común para la situación. Mientras que el segundo a partir de la sodomía forzada lleva al protagonista a una búsqueda espiritual con resultados sexuales.

 Pero además de los mencionados destaco sobretodo el primero del libro: Letrero de advertencia, el cual relata lo que haría una persona luego de terminar una relación si tuviera la oportunidad de acercarse al mundo esotérico judío para compensar su pérdida, porque en esa historia es justamente el origen de todo lo que se vendrá a posterior, o sea, como personas normales ante situaciones comunes llegan a hacer cosas que cruzan el límite de la delgada línea roja de la moral urgidas por el deseo de Dioniso.

 Otras de las historias mencionadas cabe destacar otras como Lo que venga primero, donde se hace uso de la ciencia para explicar la correlación entre el tamaño de los genitales de ambos sexos con sus vellos púbicos, que por supuesto como todo gran científico le lleva al protagonista a experimentar sobre su hipótesis, con curiosos resultados. También podemos destacar historias como Holger Quiñonez con brassiere, donde la necesidad del protagonista lo hace arriesgarse a un encuentro fortuito con una mujer similar al título mencionado. A su vez otras historias a destacar son Proxeneta que juega con el lector desde su título y Gracias Candirú, historia que termina el libro y que a partir de la conexión con la naturaleza produce un efecto en los personajes (de tipo sexual por supuesto) que termina beneficiando a ambos como si se tratara de un cuento de hadas con sexo anal.

 Pero además de contener historias Fernando Escobar Páez nos entrega un conjunto de poemas y otros textos donde se complementa el microcosmos del autor, muy apegado a la prosa, pero que  del cual destacamos frases como:

“yo como solo follo por accidente/ me quedo callado/ regreso a ver/ la inutilidad que tengo entre las piernas/ pienso en todos los “casi la cojo””

“Este lunes temprano/ Mientras El gana dinero/-tu novio, no el vago de mi pusher/ te escribo para contarte/ que desayuné porno de chicas ojiverdes/ con harta cerveza / helada/

 Pero ahora lo que falta entonces por intentar develar luego de leer tanta penetración es preguntarnos ¿qué significa Miss O”gina?. ¿Qué es lo que nos quiere decir todo ese conjunto de eyaculaciones fallidas?. ¿Qué lugar ocupa el machismo en esta obra?, etc. Pero eso sería empezar a caer en la hermenútica  cada vez menos popular ante un twitter de un famoso, por lo que lo único que puedo hacer es recordar la antigua idea de que cualquier artista también es capaz de mentir, lo que puede convertir a Miss O”gina en manchas sobre el lienzo solamente para fascinar a Freud, pero para divertir a una masa que aunque aparentemente les pueda parecer morboso, aberrante, raro o extremo este conjunto de historias, igual las postean o entran a buscarlas en los bares y en las noches desde un whatssap, porque en el fondo todos caemos en algún momento en la locura de Dioniso y eso no lo podemos evitar.

 

Título: Miss Oginia

Autor: Fernando Escobar Páez

Editorial: La Liga de la Justicia

Año: 2015

14470840_573793592812279_1099905996_n

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.