Cine | OBIETNICA o algunas líneas de la gramática del abandono

4  Mayo  2015

por Edison Carrasco Jiménez

Año | 2014
Dirección |  Anna Kazejak
Nacionalidad | Polonia/Dinamarca
Duración | 97 mins
Producción | Opus Film (Polonia)/ SF Film (Dinamarca)
Guión | Magnus von Cuerno, Anna Kazejak
Reparto | Lila: Eliza Rycembel; Janek: Mateusz Więcławek; Silwya: Magdalena Popławska, (madre); Daniel: Dawid Ogrodnik, (actual pareja); Konrad: Andrzej Chyra, (padre)

 

ob

La observación de Obietnica (2014), y para su interpretación, podría ser estructurada en tres partes en la línea secuencial del film, y en dos historias: una historia abierta y otra historia cifrada o codificada.

La historia abierta muestra lo que se puede leer de modo inmediato y sin necesidad de desciframientos. Esto es, la historia de una adolescente, Lila (Eliza Rycembel), que ante la infidelidad de su novio Janek (Mateusz Więcławek) y por haber besado a otra compañera de secundaria, lo induce y manipula para que la mate. En ello encontramos la “imposición” del homicidio, el homicidio en sí mismo, la investigación policial, las consecuencias procesales. Igualmente los conflictos personales que se suscitan antes y después del hecho.

La historia cifrada, es la relación de Lila con su padre Konrad (Andrzej Chyra).

Por otro lado, las tres partes de la línea secuencial o cronológica del film, habrían de ser:

  • La primera: desde su inicio hasta los 60 minutos aproximadamente, en que la historia se centra en Lila;

  • La segunda, a partir de los 61 minutos, donde la historia se centra en el padre, Konrad;

  • La tercera, a los 87 minutos aproximados, en que la historia vuelve a ser visualmente contada desde la perspectiva de Lila.

Esta tripartición no es obvia, como si existiesen verdaderamente partes en el film (tal y como en Mishima: Life in four chapter de Paul Shrader, en que establece capítulos para contar la historia general, y además divide el relato de la vida del autor y la exposición de escenas de algunas de sus obras teatrales: en blanco y negro para lo primero, y en color para lo segundo; o como en Kill Bill de Tarantino), sino que ésta es sutil, y cuya marca o fijeza, son para cada parte:

  • La llamada por Skype que recibe Lila de Janek (primera parte).

  • La llamada por Skype que efectúa el padre, Konrad, a su actual pareja y a su pequeña hija del nuevo matrimonio (segunda parte).

  • La tercera parte solo es el remate, momento en que sale Lila de su prisión preventiva, y que le devuelve un cierto “protagonismo”, al desaparecer Janek.

Éstas, la línea secuencial como las historias abiertas y cifradas, se anudan de modo borromeo, para relatar el cuadro completo.

Entre la historia abierta y la historia cifrada, nos interesa esta última, que es la que a nuestro juicio, explica en gran parte la historia abierta.

La película no explica directamente pero sugiere por sus escenas, el escenario familiar.

gf

Konrad es quien abandona el hogar, y su primera mujer y madre de Lila, Silwya (Magdalena Popławska), sigue sintiendo amor por Konrad pese a su actual relación con Daniel (Dawid Ogrodnik). Ésta cuestión se refleja en la escena en que Konrad llega a casa y trata de entablar conversación con Silwya, mientras ésta juega con su pierna sobre el cuerpo de Konrad de modo erótico, gesto ante el cual Konrad conserva la afectividad del gesto pero rechaza lo erótico del mismo, por lo cual y a su vez rechaza este acercamiento de Silwya quien reacciona frustrada, yéndose de la escena. Konrad tiene nueva casa, esposa e hija, cuestión que conocemos en el cuadro siguiente de la película y que inaugura la segunda parte de la línea secuencial del film, que es la historia o la visión fílmica desde Konrad.

El cuadro siguiente, muestra a Lila la cual apoya su cabeza en el hombro de su padre, acostándose luego en su regazo y que para ir a dormir le pide a su padre llevarla, la cual se monta a caballo en la espalda de Konrad quien la conduce. Esta escena, registra un momento fundamental de éxtasis, expresión del sentimiento de amor padre-hija, cosa que es reflejada y acentuada con el efecto de slow-motion de la edición del film. Esta escena contrasta otra donde Lila atraviesa el establecimiento de su secundaria y donde es llevada para interrogatorio y posterior prisión preventiva, bajo la misma edición de efecto en slow-motion. Pero en estos dos últimos casos, Lila está sola, lo que demuestra un blanco/negro entre la soledad y la compañía de Lila, y de paso, el real conflicto de la misma.

Konrad es el único que sabe exactamente la participación de Lila en los hechos, el de su manipulación a Janek por parte de Lila y la plena convicción de ésta última de que lo que hizo estuvo correcto y el que la chica asesinada, según sus palabras, merecía morir. De la propia boca de Lila, averigua el hecho y sus móviles, no sin antes reclamar Konrad, el por qué no le había contado sobre lo que le pasaba, a lo que Lila responde “¿cuándo se supone que iba a decírtelo? (…) te hubiera gustado un smiley por Skype? ¿Un abrazo virtual?”, a lo que Konrad replica “estoy aquí ahora”, y entonces Lila comienza a contarle.

Toda esta escena es crucial, porque en ella nos enteramos de varias cosas.

ser

En primer lugar, la ausencia que en la vida de Lila significaba su padre. En segundo lugar, la impotencia de Konrad en saber que este dato es cierto. Nuevamente Skype vuelve a ser mencionado, pero como un objeto de separación entre ambos, no de acercamiento. Y básicamente Skype es a buenas cuentas en esta película, signo del distanciamiento entre padre e hija.

Luego de dicha conversación, la cámara se queda con las manos de Konrad y su lenguaje corporal: expresan una imposibilidad de acercarse, de pretender manifestar algo, reflejando a su vez la impotencia que ha producido la falta de solución al distanciamiento de él con Lila en todo el período anterior.

¿Qué es la muerte de la chica en toda esta trama, qué significa este mandato a Janek para que la mate? ¿No es ello el reflejo de su padre quién siente que la deja nuevamente? ¿No es el deseo de la muerte de ella, el deseo de la muerte de la nueva esposa de Konrad? ¿No es que así su padre volvería? ¿No es que el matar Konrad su nueva vida es la renuncia absoluta de cualquier cosa que no sea Lila misma?

Fuera de lo simbólico, se pliega la “realidad” narcisista maligna de Lila. La historia cifrada explica así a la historia abierta y ya el film no es meramente una historia de negro chantaje emocional y asesinato: en ella subyace una explicación que tiene raigambre en la dialéctica entre la historia de Lila y la historia de Konrad, entre la historia de una hija y su padre. En el seno de cada crimen, subyace toda una gramática.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.