Trip Hop/IDM -Análisis a 30 años

Por Manuel Knwell

Los 90’ es una década plagada de estilos nuevos y otros que ya venían de los 80’ y que en ese período fue el nirvana y el ocaso para muchos movimientos. Personalmente buscaba algo nuevo, ya que el thrash, death metal y el rock clásico en general me tenían agotado a mediados de los 90’. Al escuchar por primera vez a la Bjork en la MTV me cambió la perspectiva, era lo que estaba buscando. Así logré conocer a Aphex Twin, Morcheeba, Massive Attack, Portishead, Autechre,  Boards of Canada, Plaid, Tricky, etc…con el tiempo profundicé en esos movimientos, sobre todo porque grupos de  doom metal, black, avantgarde y post black metal comenzaron a influenciarse de ambas corrientes musicales. Podemos nombrar a: Ulver, Arcturus, Fleurety, Mayhem, Manes, My dying Bride, Blut Aus Nord,  etc…

Se dio un fenómeno bastante peculiar, ya que pocas veces dos movimientos musicales logran calar tan hondo en bandas que casi son paralelas (por lo general las influencias vienen de una década hacia atrás), pero lo que nos presentaba el trip hop y el IDM (Intelligent dance music) era una verdadera revolución en la industria musical tanto mainstream como underground.

El por qué tuvo una acogida tan grande en ciertos estilos del metal, es debido a que tanto el trip hop como el IDM son oscuros y ya tienen lo que esas bandas usan como un elemento fundamental en sus canciones, de esta manera lograron ampliar su música a timbres, ritmos, melodías y por ende enriquecieron sus obras. En el caso del mainstream, es sabido que muchos grupos de brit pop y proyectos como Madonna fueron influenciados por artistas del IDM como de trip hop. Incluso algunos productores que trabajaron con Bjork u Oasis provenían de estos estilos.

La anécdota más interesante es cuando Madonna se acercó al grupo de IDM, Plaid, para que ellos le produjeran sus discos más electrónicos, la respuesta fue un “No”, ¡rotundo! Sucede que gran parte de los músicos, sobre todo de IDM, están sumergidos en el underground y casi todos fueron editados por el sello Warp Records, comprado por Sony para mantener al margen del mainstream a estos artistas, quizás temiendo que los grupos más exitosos de la electrónica de los 90’ fueran eclipsados por genios como Richard D James o los Boards of Canada.

Recordemos que el primer disco de los BOC, llamado “Music has the right to children”, fue el más vendido en Inglaterra que el “OK computer” de Radiohead el año 98’. Además en Chile tenemos el caso de la publicidad del instituto Santo Tomas, el cual usaron el tema “Roygbiv” del disco antes mencionado; ya son dos décadas que han pasado el mismo track y al oírlo automáticamente sabemos que se trata de ese instituto. Es así de fuerte la influencia del IDM y de BOC, pero que muchos desconocen. Sumado a que numerosas cortinas de programas emblemáticos de la televisión chilena post 2000 al 2010 usaron temas del IDM.

Lamentablemente esta historia tiene una parte muy trágica y esto ocurrió en Londres en los disturbios del 2011, en donde la turba quemó las bodegas de Sony, donde se encontraban guardados los masters del sello Warp Records, y de otros sellos míticos de la escena under y alternativa, lo cual se crea un vació enorme, sin precedentes en la historia de la música. Por ende todas las ediciones post 2011 del sello Warp Records fueron tomadas de masters digitales y no análogos, así que si se compran un vinilo sepan que tienen un pedazo de plástico sacado de un CD, no es nada más que eso, lo mismo corre para otros sellos incluido 4AD.

Con el tiempo Madonna logró grabar un tema con Massive Attack (I want you) y artistas como John Frusciante compusieron discos de IDM. A pesar de eso en Chile aún estos estilos permanecen escondidos o tapados por el psy trance y el tech house que tienen más eco en la actual juventud. Después del 2000 la industria discográfica cayó en un abismo y los sellos pequeños sobrevivieron básicamente por dos movimientos: el metalero y el electrónico. En el caso de Chile solo se dio en el metal puesto que las personas que consumen electrónica son una minoría. Curiosamente y a pesar de que hoy tenemos: Spotify, Itunes, Tidal, Soundcloud, Bandcamp, etc…muchas personas siguen oyendo lo mismo o lo que esta de moda.

Hago un llamado a las personas que lean este artículo para que no solo exploren estos estilos, sino que escuchen de todo, tanto música masiva como under. Muchos no saben que sellos como Mute records se sustentan de las ventas de Depeche Mode y que el dinero generado les permite editar a grupos más under como: Swans, Laibach, Neubauten, etc. Sin el mainstream el undergruound no existiría y a su vez los músicos masivos se influencian de grupos under. Esa es la real relación guste o no.

Quizás para muchos no existen ya estilos así, pero me atrevo a decir que proyectos como ArcaIgorrr, o en el caso del trap van a cumplir de cierta forma algo similar y que actualmente se está fusionando con el metal, el industrial, la electrónica, étnico, etc…es algo real. Bienvenido al nuevo milenio, donde la fusión será la panacea para quienes sepan hacerlo de forma magistral y puedan difundir su música a través de las plataformas de streaming.

 

 

 

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.