DANIELA “LA LEONA” ASENJO: DE LA MÚSICA AL BOXEO

Por Roxana Miranda Rupailaf

En una entrevista realizada en Valdivia el 21 de Mayo del presente, previo a su viaje a México, lugar donde actualmente se encuentra entrenando y preparando nuevos combates, tuve la posibilidad de conversar con Daniela «La leona» Asenjo; actualmente, la pugilista mujer más importante del sur de Chile. 

Daniela, no sólo es trascendente, por sus golpes en el ring, también lo es, por su particular historia de vida. En la cual se entrelazan diversas disciplinas que van desde el boxeo, la psicopedagogía y la música. Demostrando con esto, que las mujeres deportistas no sólo transitan por el campo deportivo, sino que también están interesadas en profundizar y relacionar su trabajo con otras áreas. 

Fue sobre sus influencias musicales que dialogamos en profundidad, considerando que “La Leona» estudió música clásica desde los 7 años y que existe una marcada relación entre el boxeo y la música. La historia que la pugilista tiene con la música clásica y otros estilos que acompañan las rutinas de este deporte, son los temas que aborda la presente entrevista. 

 

Inicios en la Música Clásica

Daniela, ¿Cómo surge tu relación con la música clásica? ¿Existe algo especial que marque este momento?

Formalmente, comienza a los 7 años cuando entré a la escuela de música a aprender violín.  A raíz de la sugerencia de unos profesores donde estudiaba, una escuela municipal normal, sin enfoque musical. Ellos le dijeron a mi mamá que yo tenía condiciones musicales, que tenía buen oído. Se dieron cuenta porque siempre que había actividades musicales, yo captaba muy rápido, si había que tocar un instrumento yo lo hacía, tenía facilidades desde pequeña. 

Los profesores hablaron con mi mamá y le recomendaron matricularme en un colegio o en un conservatorio donde enseñaran música. En ese tiempo la escuela de música era particular subvencionada, entonces había que pagar, y para mis padres era un costo extra. Aun así, me matricularon y llegué a la música clásica. 

¿En tu familia existía o existe alguien que se haya dedicado o relacionado con la música clásica? 

Mi papá tocó durante su adolescencia flauta traversa, estuvo en bandas de guerra de su colegio y también tocó tambor. Mi mamá cantaba desde pequeña en las radios locales.  Mis padres nunca lo profesionalizaron, pero siempre estuvieron en contacto con la música, con el arte. 

Daniela, ¿Se podría decir que en tu hogar escuchaban diversos tipos de música?

Sí, a mi papá le gusta mucho el rock y mi mamá es de música más tradicional, música más romántica. Pero, sí, reconozco que mis bases musicales me las otorgó mi papá. Con él recuerdo actividades dónde escuchábamos casete, recuerdo, por ejemplo, un casete de Inti Illimani que escuchamos mucho y claro pasamos de la música folclórica chilena a música latinoamericana, y a escuchar mucho rock como Led Zeppelin, Deep Purple, Pink Floyd.

 ¿Algún momento en particular que recuerdes de tu infancia y que marque tu relación con la música? 

Tengo un momento muy grabado, yo tenía 5 años, y recuerdo, me visualizo, con una radio con botones y un casete de Inti Illimani que me regaló mi papá que era un casete blanco y lo escuché mucho. Recuerdo haber pasado días, tardes enteras, escuchando mi casete y lo escuchaba mucho porque claro qué otra entretención tenía, estamos en el sur, hace frío, llueve. Vacaciones de invierno y yo escuchaba eso, le daba vuelta una y otra vez, y escuchaba las canciones. Me las sé casi todas, soy fanática. 

¿Cómo fue tu ingreso a la escuela de música Juan Sebastián Bach de Valdivia?  ¿Recuerdas ese momento? ¿Tu primera clase? ¿Cómo fue tu experiencia en ese lugar?

 Si bien, es cierto, la escuela de música era particular subvencionada también había otros alumnos cuyos padres, al igual que los míos, hacían el esfuerzo por pagarles la educación. Claramente, es un ambiente distinto al que conocía, pero mi familia se insertó rápidamente. Siempre me acompañaron a los conciertos, escuchábamos más música clásica todos. El repertorio en mi casa siempre fue súper amplio.

En cuanto a las clases, estas siempre fueron individuales y eso creaba un cierto grado de tensión. Me inquietaba aprender, pero también tenía miedo a equivocarme porque quería hacerlo muy bien. Entonces desde pequeña fui perfeccionista, era muy dedicada. Recuerdo, mi primer concierto, yo era muy chica, era un concierto de violín, y tocaba sola acompañada por un piano. Me pasaba horas, pero horas ensayando para no equivocarme porque en el concierto me iban a ver todos. Era una audición de fin de año. Yo era pequeña y los nervios eran gigantes, tenía 7 años y pararme sola frente a un público con un violín y un piano era un enorme desafío. Yo creo que ahí comencé a desarrollar eso de perder el miedo a la gente.  

Daniela, de todos los instrumentos musicales ¿Por qué elegiste el violín? ¿Te gusta algún otro instrumento?

Inicialmente quería tocar piano, pero los profesores que había en la escuela de música en ese momento me dijeron: “Mira por qué mejor no pruebas con un violín es un instrumento más pequeño, más movible, más fácil de adquirir”.  Y probé con el violín, pero yo quería tocar piano a toda costa. Al final probé, me gustó y nunca más dejé de tocar.

¿Cuáles son tus músicos favoritos en esta área? ¿Por qué? ¿Existe algo en su música, en sus modos de sentir, en sus biografías qué te identifique?

En el caso de Itzhak Perlman es porque toca música de películas y es música muy emotiva donde el violín es el centro de la tensión en los conciertos. Generalmente toca de solista acompañado de una orquesta. Más allá de una historia es la pasión que transmite cuando toca. En el caso de los otros compositores e intérpretes, es lo mismo, es el sentimiento que le pusieron al instrumento en sí. 

Daniela, ¿Qué cosas crees tú que aporta la enseñanza de la música? ¿Cómo resumes tu experiencia?

La música en general siempre va a ser un buen aporte, pero no hay que olvidar los estilos de aprendizaje que tenga cada alumno (a). No todas las personas que están en un proceso de aprendizaje van a aprender a través de la música, en mi caso, sí, tengo una inteligencia más musical y por eso es más fácil. La música da cierto grado de sensibilidad, de tranquilidad, de paciencia. Es mi caso, quizás no sirve para todos, porque hay niños que no aprenden de forma intuitiva y es totalmente comprensible. Yo siento que para que los aprendizajes sean realmente equitativos también hay que considerar los distintos estilos de aprendizaje y la música es uno más de ellos, así, como puede ser cualquier otro. En mi caso, me entrega concentración, me ayuda a relajarme, a despejar mi mente y físicamente a la movilidad articular de mis manos. 

¿Consideras que te diferencia el saber de música al resto de los boxeadores? ¿Cuáles crees que son los aportes que la música clásica te entregó para boxear?

Si hay algo que la música me enseñó desde muy pequeña fue la disciplina para todo el resto de las cosas que he realizado. Para mi carrera universitaria, para mi carrera como boxeadora. Todos los días me pasaba horas enteras estudiando conciertos. Si yo tengo que relacionar la música con algo en mi vida es con la disciplina. 

Si bien la música me aporta sensibilidad, arriba del ring no puedo ser muy sensible, y ahí está lo de las dos “Dani”, las dos personalidades de los boxeadores, el que está abajo y el que está arriba del ring.  Tengo que cambiar toda esa sensibilidad que me entrega la música, esa empatía, tengo que dejarlas de lado cuando me subo a pelear. Me olvido completamente de eso porque tengo un rival enfrente. Yo creo que todos los boxeadores y boxeadoras debemos tener esa doble personalidad. Finalmente, todos la tenemos, sólo que algunos la desarrollamos más que otros porque, en nuestro caso, estamos en una competencia. 

La música me ayudó mucho con mis miedos porque yo antes sudaba cuando me subía a un escenario antes de tocar. Las manos me sudaban, me iba a ver toda mi familia, los profesores, los compañeros. Pararse en un escenario y perder ese miedo es muy similar a cuando uno sube a pelear porque es la misma sensación, dolor de estómago, sudoración en las manos. Todavía lo siento, pero lo sé controlar porque aprendí a manejar estas situaciones de estrés. Aprendí a vivir con ello. 

 

Música y Entrenamiento 

Daniela, ¿Qué tipo de música utilizas para entrenar? ¿Por qué?

La música de los entrenamientos parte por el estado anímico y va variando porque tengo diversos tipos de personas entrenando y entiendo que no a todos les va a gustar la música que selecciono. Generalmente coloco rock clásico, rock argentino, grupos como La Renga, rock EE. UU. Música de distintos lados, Pink Floyd, Metallica, Deep Purple, Led Zeppelin, Bandas de rock más nuevo, punk rock, rock chileno, bandas como Los Miserables, Los peores de Chile, y también, cumbia argentina, Amar Azul, cumbia villera. Eso es porque yo entiendo que el entrenamiento es un momento donde uno se va a exigir, pero también se va a distraer, la música tiene que ir acorde a eso. A veces veo que las chicas están apagadas y hay un rock muy potente, pero ellas están en otra. Ahí uno va, cambia la música, coloco una cumbia para que se activen.  Se mueren de risa y ya por ahí se relajan un poquito más. La música de los entrenamientos siempre va variando un poco. Lo único que no coloco es reggeton, porque no me gusta mucho. Siento que las letras del rock son potentes y tienen letras bien cercanas a la gente humilde y la mayoría de la gente que entrena no tiene un tremendo estatus. Y bueno, las personas a las que no les guste tendrá que adaptarse al grupo. Igual siempre estoy dada a la posibilidad de que alguien me pida una canción. 

¿Qué papel ocupa el silencio dentro del ring?

El silencio en el ring es una de las cosas más importantes. Cuando uno va a su esquina el silencio es completo porque ahí uno escucha la voz del entrenador, pero tiene que estar el ambiente tranquilo y quieto para yo solamente enfocarme en mi esquina porque él me está dando las indicaciones respecto a lo que viene. Me dice, por ejemplo, estás haciendo mal esto, estás haciendo esto acá, sube más la mano izquierda, muévete a tu derecha. Para eso necesito silencio, estar quieta, para poder hacer lo que me están diciendo.  

Sobre el ring cuando uno está peleando siempre se escucha gente que grita, pero también se escuchan las indicaciones de la esquina y hay momentos en que estás tan enfocado en la pelea que escuchas pocas voces de afuera.  El silencio es fundamental, por lo mismo la música se apaga. Antes de comenzar el espectáculo es todo un show. Tú subes, vas al medio, la música se apaga y todo se queda en silencio porque se necesita el máximo de concentración para poder estar enfocado en tu rival y hacer la estrategia de combate que quieres hacer. Luego, vas al descanso, la música suena a tu alrededor, pero tú estás concentrado en la persona que está al frente tuyo y que te está dando las indicaciones.

Música de combate de “La Leona”

 Al momento de presentarse al público antes de un combate los boxeadores utilizan una música de fondo a modo de presentación ¿Esa música la seleccionan ustedes mismo? ¿Qué es lo que buscan decir con esa música? ¿Recuerdas las canciones que has utilizado para este momento? ¿Cuál es la canción favorita de “La leona” Asenjo? ¿Por qué?

Antes siempre entraba con Motorhead, otras veces con Metallica, Deep Purple, y ahora, último, con la banda bock que es una banda valdiviana que tocan rock un poco más pesado, entro con un tema que se llama “Asesino”. Uno elige los temas y tiene que ser un tema que te motive, y a mí entrar con una música fuerte me llena de energía para enfocarme.   Cuando subo al ring veo un montón de público, yo busco un punto fijo para mirar hacia adelante, pero en el fondo no miro a nadie. Sólo miro hacia adelante como que miro a todos, pero no miro a nadie. Me concentro en la música eso me mantiene enfocada en la pelea porque no me sirve en lo personal entrar saludando a todo el mundo y chocando guantes. 

La música es importante porque es la música que yo elegí y la que escucho mientras entreno, y antes de la pelea la estoy escuchando, y me imagino, me visualizo antes arriba peleando. Eso me va activando, de hecho, con mi psicólogo lo he conversado, tiene mucho que ver lo que escucho, con lo que hago arriba y con lo que yo siento antes de subir. 

PLAYLIST DE DANIELA “LA LEONA” ASENJO

Una canción que te recuerde tu infancia

“Escalera al cielo” de Led Zeppelin 

Una canción para enamorarse

“La conquistada” de Los Jaivas siempre la escucho, la canto y la bailo 

Una canción para levantarse después de una caída

“Sin cadenas” de Los Pericos

Una canción para celebrar el triunfo

 Buena Vista Social Club, ese estilo, música cubana.  

Una canción para dedicarle a un contrincante

“Asesino”, y hay otra canción de bock, que se llama “locomotora de horror” que también me gusta mucho porque son como intimidantes.

Una canción para relajarse y bajar la tensión

“Shine on you crazy diamond” de Pink Floyd

Tu canción favorita cuyo tema central sea el boxeo 

“Sin cadenas”, Los pericos

 

Fotografías de Daniela » La Leona» Asenjo por  Gerardo Quezada Richards

Contacto gimnasio de Daniela «La Leona» Asenjo: @clubko_valdivia_chile

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.