Entrevista | Catalina Vicens (tecladista)

22  Julio  2015

por Manuel Knwell

Es impresionante la carrera musical que ha Catalina Vicens a vivido hasta hoy,  para muchos ella puede ser desconocida,  pero esta músico Chilena es una de las propulsoras de teclas antiguas (clavicordios, clavecín, pianos, etc..) en el mundo. Catalina se ha especializó en dos áreas de la música. Primero, estudió teclados históricos en Estados Unidos y actualmente esta haciendo su doctorado en ese interesante tema.  A su vez ha estudiado percusión con profesores de distintos países (más enfocada en la percusión étnica e histórica). Su carrera prácticamente la he hecho por completo en Europa y USA. Nos adentraremos  en su mundo a ver qué nos puede contar de sus proyectos a corto, mediano y largo plazo.

Catalina VicensCatalina, antes de adentrarnos en la música que tú interpretas, quiero llamar tu  atención acerca de una familia Vicens de Chillán, yo provengo de esa ciudad en Chile. Todos ellos son amantes de la música docta y diversas expresiones del arte (incluso la hija de Carlos estudia cine en la U. de Chile). Podríamos decir que lo del arte y la música  viene en los genes de la familia Vicens. ¿Cómo fue tu infancia, tu adolescencia, sé que tocaste con la banda de black metal  Bewitched, qué buscabas en esos tiempos que tocabas metal, eras muy rebelde?

Más allá de los genes, creo que el hecho de tener una familia con un interés activo por las artes, ciertamente influyó en mi conexión con la música. En mi familia paterna (Vicens) siempre se ha escuchado mucha música clásica. (Creo que mis parientes en Chillán son bastante melómanos). Mi madre era cantante en el coro del Teatro Municipal hasta que yo tenía 5 años, y hasta mi adolescencia íbamos varias veces por mes a conciertos de música clásica en familia. Mis padres nunca me obligaron a tocar un instrumento, pero yo quedé fascinada con el piano después de acompañar a mi mejor amiga de la infancia (Emilia Noguera) a sus clases de piano. A los 8 años empecé con clases. Yo no era un genio ni nada por el estilo, pero desde ahí siempre le dediqué bastante tiempo al estudio de piano y los resultados eran muy gratificantes. Con 12 años yo llegaba del colegio y me ponía a escuchar sinfonías de Beethoven o piezas de Schönberg. A través de la música de este compositor de comienzos del s. XX me empezó a gustar la música contemporánea. A esa misma edad empecé a descubrir el metal y me encantó!

El primer concierto de música “no-clásica” al que fui, fue uno de Napalm Death con 13 años. Nunca fui una chica rebelde, pero sí muy independiente. Nunca se me ocurrió dejar de escuchar música clásica por que no fuese “cool” y tuve la suerte de tener gente al rededor mío que siempre me aceptó y respetó tal cual como yo era. Como a eso de los 15 me empecé a escuchar sobre todo el death y black metal escandinavo, y me uní por un par de años a Bewitched. Hasta hoy en día me encanta escuchar esta música.

¿Cómo se te dio la oportunidad de ir a estudiar clavecín a Filadelfia; y el hecho que a los  20 años ya  hubieras tocado hasta en el teatro Colón en Buenos Aires, ¿cómo se dio todo eso tan rápido?

A los 18 tuve la suerte de ser aceptada para estudiar clavecín con beca completa en el “Curtis Institute of Music” en Filadelfia. Esta es la escuela de música más selectiva y prestigiosa en los EE.UU. Aún no estaba segura si me quería dedicar a la música, pero pensé que sería una oportunidad única y me lancé. Allí aprendí mucho (no solo por mis profesores y por el ambiente competitivo, pero también porque a menudo estudiaba como 10 horas al día!) y también tuve la oportunidad de audicionar a orquestas y trabajar en proyectos bien interesantes.

Nunca te llamaron  “niña prodigio”, y ¿cómo es que a los  33 años estas haciendo un doctorado único en el mundo?, ¿qué es lo que viene ahora en adelante?, sé que vas a grabar un CD tocando  en un clavecín restaurado  que es uno de los más antiguos instrumentos que existe en el mundo y que para concretar este proyecto  estás realizando una campaña de Crowdfunding, ¿cuéntanos, de qué se trata esto y cómo las personas pueden aportar con dinero para hacer realidad ese proyecto que estás por ejecutar?

No, nunca fui una niña prodigio, y afortunadamente nadie en mi familia me llamó así, pese al el hecho que a las habilidades musicales que desarrollé de niña no son demasiado comunes en Chile. Simplemente he sido muy estudiosa, he aprovechado de la creatividad natural que muchos de los chilenos tienen y he creído en que puedo lograr cosas que para otros permanecen solamente en el ámbito de los sueños. Yo, si me propongo un desafío, trabajo duro en ello para lograrlo y disfruto mucho el proceso. De esta forma, si las cosas no resultan como espero inicialmente, igual me siento satisfecha por lo que he aprendido.

Hace algunos años fui por primera vez a un museo de instrumentos antiguos (renacentistas y barrocos) donde tuve la oportunidad de tocarlos brevemente. Quedé fascinada por el sonido y el misterio de estos instrumentos. Desde ese entonces mi sueño fue llegar a tocar algún concierto en un clavecín del Renacimiento. (La mayoría de los instrumentos en la que los profesionales de la música antigua tocan, son copias de clavecines antiguos construidos por luthieres actuales). Hoy en día doy varios conciertos al año en estos instrumentos “originales”. Mi primera grabación de solista, “Parthenia”, fue hecha en una colección de teclados históricos, y usé 3 instrumentos del s. XVII. Hace un par de semanas grabé mi segundo álbum de solista en el clavecín tocable más antiguo del mundo. Es un clavecín renacentista de casi 500 años de antigüedad, y está en el “National Music Museum” en Dakota del Sur (EE.UU). Ya que hoy en día los costos de producir una grabación profesional son casi inalcanzables para músicos jóvenes, decidí lanzar una campaña de “Crowdfunding” para poder financiar los viajes de Europa a USA y la producción del disco bajo el sello Carpe Diem Records (quienes se dedican casi exclusivamente a producir discos de música antigua). Afortunadamente, gracias al apoyo de muchos melómanos interesados en la música Renacentista al rededor del mundo, pudimos lograr la meta y financiar la producción del disco, que será distribuido a partir del comienzo del 2016 por Naxos en USA, Europa y Asia. En Chile, la venta solo será posible de forma directa por ahora, y se podrá hacer un pedido a través de mi página web: www.catalinavicens.com

Considerando que eres experta en teclas antiguas, quisiera preguntarte algo que es controversial en el mundo de la música docta, es acerca del  “aporte” que hiciera Glenn Gould al ejecutar música hecha para clavecín o clavicordio en piano, ¿eres de las que encuentras que eso fue una aberración o lo toleras, explícame un poco tu opinión al respecto?

Encuentro que Glenn Gould aportó enormemente al mundo de la música docta, a pesar de hacerse famoso por tocar J.S. Bach en el piano y no el clavecín, instrumento para el cual esta música fue compuesta. Yo no empatizo mucho con su forma de tocar música barroca, pero aprecio mucho el hecho de que Gould haya explorado intensamente este repertorio y de que haya logrado hacerlo más popular a través de su controversial figura. Por otro lado, la contribución de Gould que encuentro más importante, es el desarrollo del concepto de grabación como “forma de arte” en si. Hasta entonces, las grabaciones de música docta estaban pensadas como una documentación de la música docta en vivo. Él, en cambio, trabajó con las grabaciones como un proceso creativo en sí, experimentando con técnicas de grabación e interpretación que no son posibles de ejecutar en vivo.

 

¿Cuéntame por qué decidiste estudiar percusión de índole  étnica, me imagino que se debe al aporte hecho por los árabes en España, cuyo resultado musical se mezcló con la música renacentista, incluso la barroca, qué nos puedes contar de aquello?

Catalina VicensUna de las primeras motivaciones para tocar percusión fue de, como clavecinista, ser una mejor acompañante de música de cámara (gran parte del trabajo de un clavecinista es de servir de base rítmica y armónica en la música barroca, con una función similar a la sección de batería y bajo en el rock y el jazz). También pensé que sería bonito como músico de tocar un instrumento como “hobby” (La mayoría de los músicos no tienen como hobby tocar un instrumento musical!). Así comencé tocando en un grupo de “batucada”. En estos conjuntos de percusión, uno puede aprender en la práctica, empezando intuitivamente con instrumentos simples y avanzando a aquellos que requieren más técnica. En el 2006 fui a unos conciertos de percusión étnica (árabe), y quedé sorprendida con las posibilidades sonoras de los “frame drums” (tambores de mano), así que comencé a tomar clases con un profesor turco/alemán en Alemania. Desde ahí fui en búsqueda de distintos profesores que cultivan distintos estilos tradicionales y contemporáneos.

En muchos documentos escritos y arte visual del Medioevo hasta el Barroco, se puede ver que los instrumentos de percusión eran de uso muy frecuente entre el siglo XIV y XVII. Lamentablemente, no existe mucha música para instrumentos de percusión en notación escrita de la época. A pesar de eso, por ciertas características que se pueden distinguir en los documentos que tenemos (tipo de instrumentos, función de las percusiones, y formas de tocar en escritos y arte), se pueden deducir ciertas conexiones entre el uso de estos instrumentos de la época y las tradiciones que se cultivan hasta hoy en día en ciertas regiones de Italia, España, Marruecos, Turquía e Irán. En el medioevo y el Renacimiento hubo mucho intercambio cultural entre culturas “árabes y europeas” a través del mediterráneo. Por eso, aprender de los percusionistas que cultivan estas tradiciones mediterráneas, es una gran ayuda para incorporar las percusiones en la música antigua.

 

Una de tus tantas virtudes es que eres capaz de tocar repertorio antiguo, ya sea renacentista o barroco, y a la vez eres capaz de tocar piezas contemporáneas hechas para clavecín, tú no solo ejecutas con exactitud,  sino le agregas la pasión suficiente para atrapar a quien te escucha tocar, ¿tienes planes de grabar música más contemporánea y hacer una gira que lleve  a Latinoamérica y de vuelta a casa, a Chile?

Si, me encanta escuchar música contemporánea desde chiquitita, y desde que toco clavecín me ha gustado experimentar con el repertorio del siglo XX y XXI para el instrumento paralelamente al repertorio antiguo. En Basilea hice una especialización (Máster) en interpretación en música contemporánea por 3 años, para profundizar un poco más en esto. Ahí tuve la oportunidad también de trabajar con compositores reconocidos directamente y, a pesar de que aprender composiciones nuevas a veces significa un trabajo muy arduo, puede llegar a ser muy gratificante. Me gustaría mucho poder hacer una grabación de música contemporánea para clavecín. Está dentro de los planes, pero primero tengo que encontrar dos factores: tiempo y plata (como suele ser el caso… y lo mismo corre para una posible gira en Latinoamérica). Por ahora estoy concentrando mi energía en avanzar con mis proyectos y mi doctorado en el campo de la música renacentista, pero quien sabe, tal vez se da la oportunidad antes de lo esperado.

 

Algunas personas opinan que en las grabaciones de clavecín conocidas el sonido es muy punzante y agudo, por lo tanto molesto, ¿existe hoy en día una forma mejor de grabar un clavecín?

El clavecín es un instrumento que es extremadamente difícil de capturar en una grabación. Normalmente no hay una “formula mágica” para grabarlo, ya que depende mucho del instrumento y de la sala donde se grabe. Yo pienso que se suele perder mucho del sonido del clavecín en las grabaciones, ya que cuando uno lo escucha en vivo y directo en una sala, la resonancia y los armónicos del instrumento llegan al auditor de una forma muy particular. Y es de esta forma que el sonido toma cuerpo. Yo en mis grabaciones me he tomado un día entero para encontrar la mejor posición espacial del instrumento y de los micrófonos, intentado de capturar el sonido de tal forma que el resultado sea lo más cercano a la experiencia real del músico y/o del público.

Otro factor importante en la percepción del sonido de un clavecín, es que la mayoría de la gente (en Latinoamérica al menos) no está acostumbrada a escuchar este tipo de sonido. Es un sonido delicado, rico y lleno de sutilezas, sutilezas que son muy distintas a aquellas que tienen los instrumentos clásicos modernos y que les dan vida. A veces, para escuchar aquello que le da vida al clavecín, se requiere un “ajuste de oreja”, que puede ser tan simple como escuchar el sonido de un buen clavecín en vivo por algunos minutos hasta tocarlo uno mismo y escuchar como el sonido de una cuerda resuena en toda la sala.

 

Tengo entendido que haces clases en la ciudad en que  vives, en Suiza, ¿cuál es tu relación con tus alumnos? Recuerdas cómo se llama la  profesora que te guío cuando eras niña, ¿qué palabras le dirías  ahora que estás en la cima de tu carrera?

Mi primera profesora de piano fue Maité Daiber. Afortunadamente siempre he estado en contacto con ella, en parte, ya que ella también es una muy buena clavecinista. Ella no solo me introdujo al piano si no que también me sensibilizó a la música barroca. Ahora tenemos una relación de amigas y colegas, lo que es fantástico. Le estoy enormemente agradecida por todo lo que me enseñó, y es el mismo sentimiento que tengo hacia a cada uno de mis profesores.

Yo en Suiza no doy clases de música, si no que de Artes Marciales (una de mis otras pasiones) a niños! Hasta ahora no he buscando ningún puesto de profesora de música (de instrumento), ya que es difícil de compatibilizar con la vida de concertista, pero durante el año doy varias clases magistrales y cursos intensivos en diversos países. Me gusta muchísimo este tipo de trabajo. Es muy intenso e inspirador, ya que los alumnos lo quieren dar todo, y yo también les tengo que entregar todo. Mis alumnos son en la mayoría músicos profesionales y frecuentemente son mayores que yo, así que tengo una relación con ellos de colegas. No me gusta ser autoritaria en mis clases, si no que prefiero dar herramientas para que la gente explore por sí misma, ya sea compartiendo mis conocimientos teóricos e históricos, de trabajo técnico, reflexión o simplemente inspirando a la gente a explotar su potencial individual.

 

¿Qué prefieres: hacer clases o tocar en vivo?

Catalina VicensSon cosas muy distintas. Me gustan las dos, pero por ahora tocar en vivo es como una necesidad vital. Por un lado, tocar con distintos grupos te entrega mucho. La dinámica que se puede crear es realmente fascinante, y tengo la suerte de tocar con gente fantástica. Cuando tocas con un grupo en vivo, surgen interacciones muy espontáneas y siempre es una sorpresa lo que va a suceder musicalmente. Por otro lado, tocar conciertos de solista requiere un nivel de inmersión que es muy intenso. La preparación de un concierto es un trabajo arduo y muy íntimo. Cuando estás ejecutando el concierto es casi como una meditación, ya que estás tan expuesto que tienes que estar en cada segundo creando y sintiendo la música al mismo tiempo. Tu mente no puede irse al pasado o al futuro, ya que o sino la magia se va. Tienes que estar con cada nota en el presente y entregándole la música al público.

 

¿Estarías dispuesta a formar un “mega” grupo estilo Dead Can Dance, con quienes  puedas ejecutar el clavecín?

No como Dead Can Dance necesariamente, pero si me encantaría volver a tocar en un grupo de rock pesado. No solamente porque aun me gusta mucho escuchar este tipo de música, si no que también porque extraño el tipo de escenario y tipo de público de los conciertos de rock. Es muy distinto a la escena clásica! Por ahora, tengo unos proyectos pendientes donde la idea es combinar instrumentos antiguos con música experimental electrónica y una buena dosis de distorsión. Para esto, los órganos medievales se prestan de maravilla, ya que el sonido es muy intenso y flexible al mismo tiempo. Lo más difícil es encontrar el tiempo y la gente adecuada. Acá en Europa no hay mucho músicos clásicos profesionales a quienes les guste la música extrema.

 

¿Qué libro has leído últimamente que nos puedas recomendar?

No sé si lo puedo recomendar, ya que es un interés muy particular, pero estoy leyendo la colección de cartas de Marsilio Ficino, un filósofo del siglo XV. Lamentablemente me paso todo el tiempo leyendo artículos de investigación musicológica o historia, así que no leo mucha literatura “creativa”.

 

¿Cuál es tu relación con el cine? Nómbrame tus tres películas favoritas de todos los tiempos  y ¿harías  un soundtrack con instrumentos de teclas antiguas y de percusión?

Me encanta el silencio en las películas.

  • Hambre” (1966) del danés Henning Carlsen (Basado en la novela del premio nobel noruego Knud Hamsun)
  • Medea” (1988) de Lars von Trier
  • Les Intouchables” (2011) de Eric Toledano y Olivier Nakache

El próximo año tal vez colabore con un compositor y músico Italiano para el soundtrack de una película, y es posible que también colabore en la producción de la música para video-juegos.

 

¿Según tu opinión cuáles  fueron los más grandes compositores del Renacimiento y del Barroco y por qué?

En los últimos años me he dedicado a “revivir” a compositores que han sido ignorados por mucho tiempo, y a través de esto he encontrado música increíble. Por esto, no me gusta para nada el concepto de escoger “los más grandes” de lo que sea. Normalmente estos son denominados así por ignorancia del resto de los compositores. Compositores con los que en este momento “empatizo” de forma especial son un montón de autores anónimos del siglo XIV y XVI, Machaut, Ghiselin, Valente, Dalza, Dowland y Gibbons. Pero esto puede cambiar de año a año.

 

Sé que no solamente disfrutas  la música docta, sino también la de otros estilos, ¿que músicos o bandas te llaman la atención actualmente?

La verdad es que escucho muy poca música en mi tiempo libre. Si lo hago, normalmente me pongo a escuchar los grupo que escuchaba como adolescente, como: Death, Opeth antiguo y Carcass. También me gusta escuchar Funk de los 70 y Jazz. Esperanza Spalding me llama la atención especialmente, sobre todo sus grabaciones en vivo.

 

¿Algún mensaje que quieras decirle a las personas que leerán esta entrevista o algo que yo no te haya preguntado que desees expresar?

Muchas gracias por la linda entrevista y mucha suerte!

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.