Hoy en día ser poeta es un oficio como lo ha sido siempre y quién cruza el muro de la indiferencia tiene la posibilidad de ver más hacia lo profundo de lo humano.

 Iván  Pinilla- Roca, es un poeta y profesor de filosofía de Chillán; se podría considerar parte de una generación que mantienen la tradición de los poetas malditos. Por otro lado su pluma está inmersa en el nihilismo y existencialismo de principio y mediados del siglo pasado.

Iván Pinilla es un trashumante que le ha tocado vivir en distintas partes de Chile, y que vivió en Concepción cuando era un joven estudiante de filosofía de la U. de Concepción, absorbiendo parte de la cultura penquista de los 80′ y 90′.

Por estos días Iván acaba de editar un libro llamado “Ufano” el cual es el primero de una serie basada en los epigramas.

Por Manuel Knwell

Iván acabas de editar hace pocos meses tu primer libro llamado Ufano, ¿podrías contar de qué trata ese trabajo y qué intención tienes al usar ese título?

 Ufano es un libro de poesía breve, donde se arrincona una propuesta sagaz en su lucidez, inquietante en lo humano, amena en lo profundo de cada verso, cuyas velocidades son el espejo de lo cotidiano sembrado en el espíritu de mi pueblo. 

Pedro Lastra me dijo en una oportunidad que un poema sin contenido es el mayor descuido de quien duerme abrazado al mundo de la creación. Por ende, el peso del sentir empuja cada escrito del libro Ufano, donde fragmentos atorados con vida pretenden abrir un sendero al lector significativo, plasmar el fin del siglo sin soltar la mano de cada vuelo poético invitado a la ceremonia. Ufano mantuvo su impronta a pesar de los años de espera para ver la luz, sin duda, la mejor razón para publicarlo.

Respecto al título Ufano, bueno, los amigos saben más sobre él. Luego de una tertulia donde se leyeron los poemas comenzó el bautizo. Los presentes comentaron mi falta de empatía social y la desnudez en la presentación de los temas sacrificados en los escritos. No recuerdo quien señaló que había descaro y soberbia en el decir de los versos, hasta que lo compararon con uno de los contertulios.  Entonces “Ufano” bailó sobre mi mente con sus acepciones. Somos copia del concepto mientras ondulamos intereses y sueños aun por realizar. A veces, nuestra intuición poética repasa la lengua o busca telarañas en el rincón más secreto, en esas lides estelares o mundanas simplemente vivimos la ufanidad.  

 

Eres profesor de Filosofía, ¿cómo llegaste a estudiar esa carrera y qué herramientas te ha dado para tu día a día?

Llegué a estudiar filosofía después de una crisis pléyade, obvio, de contradicciones.  Estaba en segundo año de lenguaje y mis maestros comenzaron su éxodo hacia mi indiferencia, ya no estaba a gusto. Escribía como declamaba en público, bajo la lluvia o recorriendo las líneas férreas. Considerar que mis creaciones carecían de profundidad fue el primer aviso de lo por venir. El encuentro en la biblioteca de la universidad con Héctor Ponce de la Fuente, (había estudiado dos años de Filosofía en Valparaíso),  fue el punto de inflexión. Él me presentó la página abierta de un fragmento filosófico de Schopenhauer y fue el fin de mis estudios en Chillán.

Sumergido en teorías, la Universidad de Concepción pasó rápido, dejando en mi tierra fértil, que hasta hoy da poesía. Buscaba profundizar en la comprensión de la realidad y obtuve más de lo necesario, aprendí a estar en paz con mi espíritu. Ya no habría otra ruleta rusa para demostrar valor, estaba en el camino correcto: asumí que mi cocina es la imaginación, por supuesto, belleza y amor por las acciones naturales, simples y deliciosas de la vida eran y son ingredientes esenciales en la elaboración de mi mundo poético. 

La Filosofía es el escudo necesario en los ruidosos márgenes de la existencia y yo no era fácil de convencer, de sentirme bien en ninguna parte.

¿Te gusta la soledad?

Sin duda que es necesaria a la hora de enfrentar la página en blanco, después provoca, incómoda.Tengo varias tormentas, cuya responsabilidad endoso a estar con la soledad, distribuidas por los años. Hoy, de nuevo es la compañera que saluda mi despertar. Por cierto, me parece fofa. 

Ahondar en el tema logra que se vista de heroína presumida y expande su hálito en la habitación dando al entorno esa mueca opaca distintiva de nadie más. La ignoro. Prefiero la presencia distinguida de mi musa poética, ella sabe quién soy y lo que quiero. 

¿Sientes que el humanismo actualmente está perdido en un limbo y podría llegar a renacer y ser lo que fue hace décadas o en el pasado en Grecia? 

Como corriente de desarrollo humano, me parece que quedó fuera del concepto. Quizá si releo a Dante encuentre el nervio para hablar sobre limbo. Prefiero distinguir la constancia de la gente no ensimismada, distante de la edad oscura, el renacimiento, por ejemplo, llegó innovación, profundidad, herramientas excepcionales si miramos delante de él. Mencionar que el planeta se revuelca en una pandemia no está demás, ya que, la preocupación por vencerla nos da la visión real del humano tecnológico férreamente asido al componente espiritual. Estamos en el tiempo correcto, las máquinas exploran posibles alternativas a los intereses humanos, siempre humanos. La armonía resultante del progreso es a dos manos. 

Hoy, lo que preocupa es la comunicación y, si es por afán acudir a los griegos forjadores de cultura, tendríamos que recomponer la estructura moral de los pueblos, obviar la manipulación, los sesgos sucios del dominio aparente. ¿Quién osa ser el dios podrido de un mundo virtual? es mejor empoderarse de los colores sabios de valores universales, operar la corrupción en la tierra de Parra, Neruda, y de todos los paralelos.  

¿Por qué bajo leyes somos cuerdos o lo que queda de aquello?

La calidad de vida de los pueblos es directamente proporcional a la inteligencia de su gente, sin importar las décadas de colonialismo, latino-américa tiene el potencial suficiente para enfrentar desafíos mayores, para sanar deudas y conciliar una unidad de fuerza creadora, humanista. Miremos a los jóvenes, a los mayores, mirémonos de frente, conociendo quienes somos afloraron las virtudes y mejoraremos responsablemente, lo que significa que los elementos también cuenten. 

¿Cuál es la dicotomía actual más preocupante en la educación chilena?

Teoría y práctica. Permitir un trabajo de laboratorio constante tapa el sol de la Educación. Los mínimos comunes, como dicen las propuestas políticas en boga, en cuanto métodos, estrategias y formación de profesionales están ausentes en las aulas.  El esfuerzo cotidiano se desvanece, como la energía en una competencia de gallitos, por las innumerables variantes del currículum y gestores a manivela.

La Educación de niños/as, jóvenes y adultos amerita seriedad, personas ad hoc en los altos cargos públicos. La educación no es una ingeniería ni un cuartel de mano de obra barata, sino la alternativa válida para la comprensión de la realidad y el salto de garrocha de una visión olímpica mejorada de la misma.

Los países que han obtenido resultados de sus políticas educativas son los que han presentado objetivos viables, que todos los actores involucrados bailan en el escenario propuesto de progreso común.

En nuestro país estamos en la modificación X de los planes y programas ofrecidos a los profesores y estudiantes, la autoridad de rodillas esperando que funcione, mientras la burocracia al interior de las comunidades educativas dependientes del Estado converge en desazón, símil de las oficinas públicas.

¿Cuál es el proyecto país?, ¿dónde se oculta y no se da a conocer como ocurre en Japón, por ejemplo?

En la educación chilena nadie sabe para quién trabaja, si para el bien común o para intereses de conglomerados económicos. En este tirante de suspensores faltan botones, por eso estamos a media pierna de una educación de calidad para todas y todos.

Cuando Michael Foucault hizo esta afirmación: “Sí un florero puede ser un objeto de arte, por qué no lo puede ser tu vida”, ¿a qué crees que apunta esa frase?

Es una pregunta para un esteta. Desde la poesía diré que, hay flores en la naturaleza que se marchitan rápido sobre la mesa y vidas sobrecogedoras que a nadie interesan. El objeto expresivo, mientras el artista lo abrace fuerte, puede dar newen. Ahora, sujeto y objeto sin valores, sin emociones carecen de sentido en el arte como ciencia de la belleza, por la sensibilidad no se desliza el talento, son cauces dependientes. Por lo tanto, si la vida es digna o no dependerá de quién la viva. Los poetas malditos hicieron de lo considerado socialmente “feo” una muestra trascendente, es suficiente con leer Lesbos, poema de Boudelaire. 

¿Merece ser objeto del artista un gusano verde extraviado en la urbe?

¿La mujer que abandona apasionada la vida de soltera?

¿El ojo mágico en la puerta de la casa que nadie habita?

¿Dios ha muerto?

Interpretar a Nietzsche es tremendo, sin embargo su Dios ha muerto es el efecto de una propuesta mayor: alcanzar el centro donde el superhombre acopia poder. Barrer con las creencias y mitologías para construir un mundo propio y lejano a los absurdos de la tradición o mantenerlos, si así es decidido, es cuestión de cada ser humano que desafíe el status quo de ser lo que es. Si vamos al opio del pueblo, bueno, es una consecuencia más de su filosofía. Nosotros como latinoamericanos estamos aún en la inautenticidad, nadie ha nacido en nuestra parte del planeta capaz de desarrollar un sistema que nos diga quiénes somos desde las características únicas de países rebeldes de espíritu y piratas en las acciones sociales. Por lo mismo, entender la frase primera resulta fuerte, aferrados a pensamientos añejos nos sorprendemos o ponemos todo tipo de obstáculos a una visión distante de desarrollo espiritual. -He ahí la diferencia-.

“Los dogmas religiosos son tan poderosos como el sistema capitalista que impera en este actual mundo” ¿Qué opinas al respecto?, ¿cuáles son las cadenas que el ser humano actual no puede romper?

Asociada a la pregunta anterior, sólo diré que en el ajetreo cotidiano las personas ya no saben en quien creer y se aferran a dogmas que les impidan ceder a la aventura de desfondarse y recomenzar desde cero. Temen ser libres, comandar sus vidas, quizá por desdén o simple desprecio por sí mismos. Lo que importa es el éxito y las cadenas que te arrastren a él, son un bajo precio para mentes que sufren abandono. Fácil es aceptar normas inclusivas llegadas a conciliar hasta la idea de la muerte. Se puede dormir en paz. Nadie puede culparlos de su decisión.

¿Qué es para ti la música?

Soy de melodías. Por ejemplo, alimentar palomas sobre un techo de planchas de zinc implica tener un ritmo natural, que a veces recuerda a los goterones que caen en invierno en el sur de Chile, mientras picotean para atrapar la semilla con sus picos duros y certeros.

Escucha el palpitar del corazón, el agua corriendo, un verso es música, requiere un ritmo. En general, me siento bien por las mañanas, luego de escribir, en las canciones populares y durante una introducción a la reflexión, entonces, una obra de arte musical es necesaria. En las nuevas generaciones falta torturar la simpleza con la mejor creación de maestros musicales con un sólo propósito, que accedan a su inteligencia mediante la sensibilidad. Dejo a expertos en el tema más comentarios.

¿Qué es ser poeta en la actualidad?

Un recreador, un estilo del tiempo. Lo digo en uno de mis poemas, la humanidad sigue los caminos trazados desde antaño: Safo, Cátulo, Góngora, Neruda, entre tantos, siempre acuden a ella, a su gente, para plasmar espíritu en los versos.  

En la poesía no hay lobby que valga. Hoy en día ser poeta es un oficio como lo ha sido siempre y quién cruza el muro de la indiferencia tiene la posibilidad de ver más hacia lo profundo de lo humano, de estar presente en un mundo de igualdad en el sentir, sobre esa fragilidad que es la vida. Una invitación a la belleza en el dibujo que un niño deja en el muro de su casa, el saltar la cuerda en el peor invierno, pisar la realidad desde la perspectiva del poeta, disfrutar el color de la sangre, el olor virtual del siglo, los cuerpos tendidos en la lucha, eso y más es poesía y el poeta actual solo toma la masa y hace el pan.

¿Te sientes un trashumante?

Pienso que los poetas, como dijo alguien, Huidobro, -me parece- ya bajaron del olimpo. De lo anterior desprende la idea básica; que tejo en mis poemas. Si eso es trashumancia, lo cual dudo, entonces, viajó de un punto a otro, pero siempre aferrado al ovillo. Violeta Parra escribió sobre el significado de la creación; sin plan de vuelo. Lo otro es viajar o vivir en puntos geográficos distintos, que continúan siendo terrestres y las sonrisas son inconfundibles.  

A veces estamos donde quisiéramos, en otras latitudes seguimos abrigados por el mismo tejido. 

¿Qué es para ti el amor?

Hay un mito griego que señala al Amor como la unión de lo etéreo con lo real, de lo que no es con lo que surge. Los mapuches le llaman newen, o así lo entiendo. Un movimiento involuntario hacia la dimensión de lo imposible. La reacción más poderosa jamás descubierta por la ciencia, capaz de mover las formas, de levantar voluntades, de cambiar los colores del Universo, de abrir la realidad en la adolescencia.

Algo indisciplinado si descubre al salvaje que habita dentro nuestro, pues remece obstáculos, normas. Es un toro que rompe con todo el ímpetu los cercos de estacas y alambres para llegar a ofrecer sus servicios.  El resorte que rompe la inercia del día a día y empuja a los grandes espíritus de todos los pueblos.

El Amor para mí es poesía.

¿Si pudieras revivir a 3 personajes de la historia, ya sean filósofos, políticos, artistas, etc…¿quiénes serían, y qué les dirías?

Veamos, al primero que revivo en mi vida es a Leonardo Da Vinci.  Mis palabras para él serían las más simples y sería una pregunta: ¿Qué opinas de mi libro Ufano?.  Ja ja.  Después, si queda tiempo, le comentaría de mi admiración y le daría las gracias por haber existido.

Luego tomaría el poder otorgado y buscaría a Neruda para que me explicara cómo construir tanques para proteger la estructura de mis versos. Cuando he leído su obra presiento esa arma cerca. Belleza, profundidad y apego con sus palabras. Seguro las amaba demasiado.

En una oportunidad soñé que estaba en una tertulia con Albert Camus, queda en evidencia que mi vida estaba existencialmente eclipsada, lo traería de regreso porque su vida y pensamiento me llevaron hacia bosques tupidos bajo un cielo celeste.

La artista Patricia Alcayaga, junto a un ejemplar de Ufano.

La artista Patricia Alcayaga, junto a un ejemplar de Ufano.

¿Tienes planes de editar más libros?

Por supuesto, estoy buscando determinar el nombre, ya están los poemas listos. Por lo tanto, espero reunirme con mis más cercanos para dar inicio al ritual.  

Ahora, en otoño, rodeado de desierto, me encuentro escribiendo para más adelante.  Espero vender pronto los ejemplares de Ufano. Yo no tengo auspiciador ni mecenas, entonces resulta imperioso reinvertir. La pandemia no ayuda en el objetivo, pero tengo buenas expectativas. 

¿Cuál es tu finalidad en este mundo?

Vivir y escribir, ayudar sí está en mis manos hacerlo, equilibrar hacia arriba. Despertar con la certeza que hago lo correcto. Indagar por si acaso la belleza ha cambiado de domicilio o si estoy harto de falaces y sinónimos délficos. Intentar reunir algo de amor para después de la pandemia y su tiempo aciago. Despedir a los que se marchan y celebrar la vida. 

Contacto  Iván Pinilla:

pinillaroca@gmail.com

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.