Crónica de la muerte anunciada de un metalero en un recital de Napalm death

Crónica de la muerte anunciada de un metalero en un recital de Napalm death.
By Knwell

Siempre fui un fan de Napalm death, desde que escuche el “Scum” grabado en tapes el año 1987, me atrajo su modo de ver el mundo, las letras y la rabia que tenia su música; la hacia ser la más brutal en esa época, y a medida que fueron pasando los años, ellos tomaron distintas influencias para crear su sonido tan característico, que no es más que mezclar el punk crust, con metal, pero el death metal con toques de industrial (como en  los primeros discos de Swans), esa es su manera de fusionar estilos y hacer algo tan único, que después de casi 30 años, sigo sintiendo amor por esta música.

Pues bien, nunca había visto a Napalm en vivo, la primera vez que vinieron fue el 97’ y no se por qué no fui; fue una torpeza de mi parte el no haber ido esa primera vez, pero la vida a veces te da segundas oportunidades y esta vez la tome, y fui a verlos.

Salí del trabajo como 45 minutos antes que comenzara el show, me subí al metro con dirección a ULA, que es donde queda  Blondie, lugar donde tocaría Napalm Death. El metro iba lleno, más de lo normal a esa hora, pensé,  ya que nunca ando en metro (ya que vivo cerca de mi trabajo), que Santiago ya no da más con el colapso de personas que circula  en el metro, y si viajar casi a las 9 de la noche fue un calvario, como será  entre las 6 y 8 de la mañana; donde sale toda la gente de sus trabajos. Llegue a la estación, vi un par de “chascones” con las típicas poleras metaleras y los seguí a ellos, estaba a 30 mts de la Blondie, vi filas de metaleros tomando en la calle y en bares, como estos seres malignos del señor de los anillos, los Orcos o una versión rasca de los  Vikingos Nórdicos.

Me dirigí directo a la caja, quería comprar mi entrada y no quedar afuera por esperar y ver “weones”. De repente me gritan: “Manolo”, eran mis amigos de adolescencia que carreteaban conmigo en los 90’, acá en Santiago, estaba el Andrés su hermano José y el Juliano, ellos se veían contentos y con chelas en sus manos; me dijeron que fuera con ellos, así que compre la entrada y me dieron una lata de cerveza que compartimos entre los cuatro y entramos; ya que el recital comenzaba a las 9:30 de la noche, y ya eran las 9:20 pm. Me trajo recuerdos entrar a la Blondie, fui varias a veces a algunas fiestas industriales o góticas, y la pase muy bien, esas escaleras con mármol son características de su entrada en las cuales a la salida podías ver un centenar de chicos y chicas botados en ella,  bajamos y llegamos al lugar del evento,  y como los cuatro somos mañosos con el sonido,  nos pusimos detrás del sonidista; que es donde se escucha mejor y además tienes  una vista privilegiada, ya que esta más alto, dándole  una altura que quedabas justo con la tarima de la banda.

Como buenos Ingleses a las 9:30 pm en punto entraron, el más aplaudido fue Barney, que sin ser un miembro fundador (llego en el Harmony corruption), le dio un estampa a la banda que la hizo ser única, ya que su discurso era más punk contestatario y contra el sistema; además siendo el un melómano, que llegó a escribir en varias revistas de metal de Inglaterra como la afamada Metal Maniac. Comenzaron con una especie de intro y con un tema de su último disco; que no daba piedad, estaba lleno de cambios y de tiempos muy rápidos, con riff disonantes, todo se escuchaba claro, solo faltaba un poco más de power a la mezcla general, para que la música haga ese efecto de catarsis a cierto nivel de decibeles,  y para que todos quedáramos contentos, por suerte el sonidista subió el nivel del sonido, y le dio más peso al bajo de Embury, que cada día va quedando más pelado con esos pelos parados crespos, siendo casi el  doble de Krosty el payaso, !jejeje¡
Tocaron temas de casi todos los discos, pero lógico que  todos queríamos los clásicos, se tocaron “Children of suffer”, casi al comienzo y dejaron los clásicos para el final. Tocaron dos temas nuevos, del próximo disco y Barney dijo que el próximo año regresarían a Chile tocando ese álbum. De los temas más nuevos era increíble la forma de tocar del baterista, no le daba tregua, lleno de cambios, en un tema cerré los ojos y pude ver a Michael Gira (Swans) tocando esos riff, eran de Swans, sin duda con algo de !Painkiller! Los metaleros estaban locos, eufóricos, y estaba lleno, calculo que fueron unas 1500 personas, lo desagradable comenzó cuando una metalera guatona,  con esas poleras que no sabes que dicen, porque ya las letras son indescifrables y como la mina era obesa y tetona, hace que las letras exploten en tus ojos, como si te cayera mierda, y comenzó a aletear y a reírse como sarcásticamente y estaba con otra tipa, que era como la top y un tipo con cara de flayte,  comenzaron a hacer problemas a mis amigos, en estos casos me dije yo: es mejor empuñar  una botella en mis manos y en cualquier caso se la reventaba en la cabeza del flayte; ya que sino era de seguro que este tipo nos apuñalaba, por suerte mis amigos lo calmaron y dejaron de “webiar”, son estos los motivos que no me gusta ir a tocatas metaleras, justo cuando comenzaban a tocar temas del “Scum”, “Harmony corruption” y el “Diatribes”, menos mal que se calmaron.

Napalm death toco 1 hora y media,  con un bis con tres temas, y todo fue glorioso, me sentí como si tuviera 15 años y disfrutaba los gritos agudos de Harris como si fueran micro orgasmos, al tocar “Greed killing” todo se vino abajo, se formo el tremendo “mosh”, y varios tipos hacían “stage diving”, todo era bueno hasta ahí (exceptuando la gorda y sus amigos),  ya cuando termino todo y subimos hacia la calle, vi lleno de metaleros orinando en todas partes y destrozando todo. Si estos tipos pensaran como el discurso de Barney irían a Las condes de hacer aquello y no en un lugar que ya deja mucho que desear y lo dejan peor, por eso que después no pasan lugares así,  y tenemos que mamarnos recitales en lugares que suenan pésimo. A todo esto uno de mis amigos de adolescencia me agarro el culo y me dijo “esto te gusta a ti que vienes a la Blondie”, respire hondo y pensé estos tipos se quedaron atrapados en una bola de cristal, y sus bandas favoritas siguen un camino de evolución, pero los metaleros !chilenos involucionan!

Napalm-Death

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.